El final de la alarma despierta el miedo del éxodo madrileño Madrid

El final de la alarma despierta el miedo del éxodo madrileño Madrid
  • La comunidad valenciana con menor incidencia en España teme que las infecciones vuelvan a repuntar este fin de semana, el primero en permitir viajar entre autonomías

La “Anti-Madridismo” El precio nunca ha sido más alto que en estos tiempos de pandemia. Además de las acusaciones de “dumping” fiscal, conservadurismo intrínseco, turismo arrogante y nacionalismo español agresivo grandes diferencias en su forma de lidiar con el coronavirus, especialmente por parte de líderes políticos, en la comunidad liderada por Isabel Díaz Ayuso y otras autonomías. La ‘madrilenofobia’ se sintió con fuerza a principios del pasado verano tras el encarcelamiento, cuando se instaló la llamada nueva normalidad, pero ahora, ya no en estado de alarma, unos días antes del primer fin de semana cuando los madrileños (y todos otra cosa) moverse en España hay un cierto miedo. Especialmente en el Comunidad Valenciana, el área con números más bajos Incidencia de todo el estado: 51. En el otro extremo, justo detrás de Euskadi, se encuentra Madrid: 319.

El pasado domingo, tras las fotografías de miles de jóvenes en diferentes zonas de la capital (incluida Barcelona) celebrando el fin del toque de queda con macrobotellas y en algunos casos intentando evacuar a la policía gritando “¡Ayuso¡, Ayuso! & Rdquor;, el “presidente” de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, recordó lo obvio. “El que venga debe cumplir con los estándares y actuar con la mayor responsabilidad y cautela ”, dijo.

Puig volvió a insistir ese lunes e incluyó en su mensaje un mensaje a Ayuso y su “libertad” para “vivir a la Madrileña”, algo que, según el líder del PP, implica muchas cosas. Diviértete “. Empezar” de cero “. Nunca te encuentres a ti mismo” nunca más ” con tus antiguos socios. Consumir en el Interiores de bares y restaurantes, independientemente del grado de infección. “Hicimos un esfuerzo que dio sus frutos. En otros territorios se siguió una política libertaria. Somos una comunidad abierta y hospitalaria. No se trata de ofender al turismo. Solo te pedimos eso sabiduría y ceñirse a las reglas. Es lo único que les pedimos ”, declaró el“ Presidente ”.

En la Comunidad Valenciana, un destino popular para los turistas de Madrid, el Toque de queda, Aprobado el pasado viernes por el Tribunal Superior de Justicia de la Autonomía, se mantendrá entre las 00:00 y las 6:00 horas. La Reunirse Pueden contener un máximo de 10 personas. La restauración, que había estado cerrada durante varios meses, ha sido reabierta. No hay toque de queda en Madrid. No hay límites para las reuniones sociales. Bares y restaurantes, Siempre estaban abiertos tras verse obligados a cerrar ante la primera condición de alarma, medida en la que Ayuso basó su exitosa campaña electoral del 4 de mayo.

Una situación muy diferente

El anti-madridismo estuvo en exhibición pública el pasado mes de junio. Especialmente en Twitter, donde hashtag como # MadrileñosGoHome (Madrileños, vete a casa) y #HartosdeMadrid se convirtió en una tendencia. Tan es así que Fernando Simón, El director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) preguntó en su momento: “No tienes que tener esta madrileñophobia. La situación epidemiológica en Madrid es muy similar a la de cualquier otra parte de España.

La diferencia Con la situación actual, más allá de las vacunas, la situación epidemiológica no es “muy similar” esta vez. La incidencia en la Comunidad Valenciana es de 51; en Madrid, 319. La diferencia con el País Vasco, que tiene una incidencia de 454, es aún mayor. Hay miles de Jubilados vascos en Benidorm, por ejemplo. Pero Madrid es diferente.

Noticias similares

de acuerdo a Andrés Boix, Catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad de Valencia (UV), existe “Dos factores relevantes” esto explica el aumento de la saturación con la capital. “Por un lado, cada vez más personas succión que tiene Madrid sobre el resto del estado. Por otro lado, con el inicio de la pandemia se generalizó el malestar por la forma en que se redactó el reglamento, pensando siempre en Madrid. Hubo restricciones en Pueblos de 37 habitantes y una cabra si no eran necesarios, pero como estaban encerrados en Madrid, había que encerrar a todo el mundo ”, subraya.

Desde Xàbia, una ciudad de poco más de 25.000 habitantes en la costa alicantina, visitada por cientos de madrileños cada año, la mayoría de la clase alta, el politólogo Franscesc Miralles Se derrumba: “Hay fatiga y hay miedo”. Miralles recuerda cómo se extendió el malestar en su ciudad el año pasado, durante la primera detención, cuando muchos vecinos abandonaron la capital para quedarse en sus casas. Chalets junto al mar. “Esa fue la última gota”, explica. Y ahora, después de adherirse a las restricciones mientras escuchaba la acusación de Ayuso, la gente se pregunta: “¿Sacrifiqué tanto para que viniera la gente de Madrid a contagiarme?”.

Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *