fotonoticia 20210617172400 1024


MADRID, 17 de junio (EUROPE PRESS) –

La directora de vacunas de la Sociedad Española de Médicos de Familia (SEMG), Isabel Jimeno, cree que “es muy difícil saber” si necesitamos una vacunación o una vacuna de refuerzo contra el coronavirus cada año, pero ha pronosticado que dependerá de los efectos de las nuevas variantes.

“Dependerá en gran medida de los efectos de las nuevas variantes si existen variantes de fuga y vacunación a nivel poblacional; es un escenario probable … Lo importante ahora es lo que tenemos que hacer: observar, prestar atención e implementar planes de contingencia ”, enfatizó durante el XXVII Congreso Nacional de Medicina General y Familiar.

El experto explicó que hasta la pandemia de COVID-19, sería impensable tener vacunas en tan poco tiempo. “La situación de vulnerabilidad y severidad muestra que una vacuna efectiva contra el coronavirus que causa COVID-19 es la esperanza de todos de un verdadero regreso a la vida normal”, dijo.

Al comienzo de la crisis sanitaria, más de 100 equipos de científicos de todo el mundo se propusieron desarrollar y probar una vacuna contra el virus SARS-CoV-2 lo antes posible. “Se han utilizado y se siguen utilizando diversas estrategias y tecnologías, incluidas algunas que nunca antes se habían utilizado en una vacuna aprobada”, informó Jimeno.

“Es impresionante mirar atrás y recordar que la primera declaración de China fue el 31 de diciembre de 2019, con 40 casos de neumonía desconocida en la ciudad de Wuhan; Un año y medio después tenemos una amplia gama de vacunas que muestran cómo la sociedad puede responder a una amenaza tan grave ”, dijo el responsable de vacunas de la SEMG.

Los tiempos de desarrollo de la vacuna COVID-19 “no son normales”. “Pero también es cierto que nunca antes tanta gente en todo el mundo había trabajado en algo con tantos recursos. Es un logro muy fascinante e impresionante ”, enfatiza Jimeno.

El 11 de enero de 2020, el genoma del SARS-COV-2 se secuenciará y se pondrá a disposición del público; Y a principios de abril, 80 empresas e instituciones de 19 países ya estaban investigando vacunas. “Actualmente estamos trabajando, se están probando 93 vacunas en estudios clínicos en humanos, 30 están en la fase final de prueba y se están investigando alrededor de 77 vacunas preclínicas en animales”, dijo el experto.

ELEGIBILIDAD PARA EL SUMINISTRO PRIMARIO

Por otro lado, además de la importancia de las vacunas, durante el congreso se elogió el papel de la atención primaria en la pandemia. De hecho, actualmente hay alrededor de 3,7 millones de casos de COVID-19 en España, de los cuales alrededor de 500.000 requirieron hospitalización, algunos de ellos en la unidad de cuidados intensivos.

“Estos números nos dicen que el 87 por ciento de los pacientes con COVID-19 han sido diagnosticados, seguido de atención primaria, ese volumen de atención que confirma el trabajo realizado, a lo que hay que sumar el trabajo habitual que no se hizo a pesar de las dificultades en absoluto. veces dijo el Dr. Lorenzo Armenteros, portavoz de la Sociedad Española de Médicos de Familia (SEMG).

Por ejemplo, ha defendido que durante la pandemia su “prioridad siempre ha sido la salud del paciente, a pesar de las dificultades y riesgos” que han asumido en atención primaria. “Y a pesar del inconveniente de tener que cargar con equipos de proyección personalizados durante horas”, dijo el Dr. Isabel Orlandis, que trabaja en el Centro de Salud de Andratx en Palma de Mallorca y es la encargada de trasladar la visión del médico ambulatorio de urgencias familiares a la crisis sanitaria de nuestro país.

“Atención Primaria fue, es y será el primer punto de contacto para todas las consultas que requieran atención médica, sea urgente o no”, enfatizó Orlandis. En el Congreso de la SEMG, el médico explicó que desde el inicio de la pandemia de COVID-19 en marzo de 2020, la hora de consulta del médico general había experimentado un “cambio radical” que estaba fundamentalmente orientado a la atención al paciente.

“Nunca abandonaron la asistencia, aunque es cierto que durante el momento más duro de la pandemia, la mayoría de las consultas fueron telefónicas y no presenciales, con el objetivo principal de evitar posibles infecciones en los centros de salud”. ” él admitió.

Durante estos meses, la consulta telefónica sirvió de cribado para valorar si el paciente debía acudir para una valoración personal de su médico. La atención urgente, es decir, la que no se podía retrasar, en ocasiones se atendía mediante controles telefónicos previos, y muchas otras veces se visitaba en urgencias del centro de salud cuando el paciente se presentaba a urgencias sin previo aviso durante la mesa de la El Congreso reveló.

“Los cambios en la atención de todos los pacientes de emergencia se basaron principalmente en medidas preventivas para evitar posibles infecciones. Fue una fase muy dura y estresante, especialmente debido a la gran incertidumbre asociada con el desarrollo de la pandemia ”, dijo el Dr. Orlando.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *