El diseño del nuevo IES de La Corredoria, pensado para la educación del siglo XXI

La memoria del proyecto, obra del arquitecto Jovino Martínez Sierra, sugiere que el centro pretende “convertirse en un referente de edificio educativo, con el objetivo de albergar espacios flexibles, transparentes y dinámicos necesarios para la transformación del mundo educativo actual son apropiados “.

Esta finalidad se traduce en una serie de espacios exteriores e interiores del edificio, que se diseñan como puntos de encuentro de alumnos y profesores y como lugares ambivalentes para el ocio y la docencia.

La forma del terreno con 12 metros de desnivel desde el punto más alto al más bajo permite la creación de una “topografía habitable”, una serie de terrazas exteriores y unas gradas conectadas por rampas y utilizadas como plazas y aulas, lugares de “colaboración”. , en definitiva, entre los distintos miembros de la comunidad educativa. “La superposición de varias plataformas en diferentes niveles con un caparazón de fachada curva”, describe el informe, “crea diferentes áreas cubiertas y descubiertas, dependiendo de las diferentes áreas del programa funcional, abierto o cerrado esforzándose por crear una arquitectura que sirva como una plataforma sobre la que implantarla, rodeada de espacios verdes abiertos que forman un conjunto totalmente accesible.

En concreto, los detalles de las salas que tendrá el nuevo instituto incluyen 0 nuevos módulos relacionados con la última transformación educativa: “super salas, fogata, foro, atelier, cueva” … Todas estas piezas hacen referencia a espacios amplios y flexibles que pueden acomodar “estrategias colaborativas” donde conviven escritorios tradicionales con paredes de pizarra en las que se puede escribir directamente, paredes utilizadas para exponer obras o zonas de sofás o cojines alrededor del diálogo Encourage. Todas estas habitaciones también están diseñadas con “gran transparencia” para que no tengan barreras internas y estén conectadas visualmente con las áreas comunes de tránsito del centro.

La zona denominada “fogata” es un pequeño anfiteatro, “una sala para la narración, la expresión artística y la transmisión de contenidos”, explica el recuerdo. Otras áreas como “el foro” o “la cueva” están diseñadas para trabajos en grupo o tareas individuales que requieren mucha concentración.

Además de cumplir con la norma Passivhaus “Consumo energético casi nulo”, el edificio está diseñado según los criterios de certificación “Green” (GBCe España) y ha conseguido una preevaluación “Green Omega” de 5 hojas, la máxima a la que está destinada puede ser.

El Instituto La Corredoria casi se hizo pequeño después de su inauguración en 2009. La comunidad educativa ha estado pidiendo un nuevo centro durante una década. Ahora se espera que el nuevo centro se inaugure en el año académico 2023-24.

Felipe Tordero

Felipe Tordero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *