El Camino de Santiago vuelve a empezar en Portugal



Ven a Galicia







Valena do Minho / la voz

Mellijn aparece solo, a paso ligero y por una calle secundaria, ignorando las terrazas llenas, las toallas a mitad de precio y las impresionantes vistas que le descubren por primera vez Galicia. Va mirando el mapa del mvil mientras pasa de largo frente al Caf Cantinho, en el corazn de la fortaleza de Valena. Se le escapa una flecha amarilla indicando la ruta en un mojn, un cartel que reza Caminho Portugus y un par de peregrinas cargando la mochila en esa direccin. Ajeno a las pistas, Mellijn desanda sus pasos clavando la mirada en la pantalla y vuelve a pasar frente al caf. Al cabo de una hora desciende hacia el Mio junto al Parador de Tui.

Acaba de cumplir 20, est de ao sabtico y dice que quiere recorrer el mundo. Una de las paradas en este viaje en solitario empez hace un par de das en Oporto y terminar en Santiago, siguiendo una ruta donde no le importa mucho el entorno sino lo que pasa por su cabeza. Quera ganar perspectiva, liberar la mente y aclarar mis ideas, reconoce el joven holands, que emprende de nuevo la marcha y obvia una vez ms la flecha amarilla que le gua hacia la Catedral de Santa Mara. No es el nico que elige la ruta para iniciar ese viaje interno. Lo mismo hace Jakub, un joven checo que tambin inici el Camino Portugus en Oporto: Recorro treinta kilmetros al da. Lo nico que hago es andar y tratar de organizar mis ideas. Y Ado, otro que va en solitario tras salir de su casa en Braga para caminar 180 kilmetros hasta Santiago. Es algo espiritual, no se puede explicar, responde, tras dudar unos segundos y encogerse de hombros.




















Un peregrino holand









Un peregrino holands, a punto de terminar su quinta etapa en Tui tras empezar en Oporto







Cada vez ms peregrinos

Solo unos pocos ms cruzan ese da el Puente Internacional entre Tui y Valena, un lugar que recobra vida con los pasos de los peregrinos y el trajn de los coches despus de permanecer meses cerrado por la pandemia. Antes de que el mundo se parase, en junio del 2019, 12.273 personas desfilaron por la estrecha infraestructura que desde hace ms de 130 aos permite superar el Mio sin ir en barca, el medio que hasta entonces deban emplear quienes emprendiesen la marcha hacia Compostela desde Portugal.

Segn los datos de la Oficina del Peregrino, el pasado mes de junio fueron 3.684, cuatro veces menos. Estamos trabajando, aproximadamente, un 5 % de lo que deberamos, apunta Jos Manuel, de la compaa Tuitrans, que hace diez aos se convirti en la primera en ofrecer a los peregrinos el servicio de desplazamiento de equipajes desde Oporto hasta Santiago. Percibe que cada vez son ms los que llegan a Tui, pero nada que ver con hace dos aos. Por ahora, menos de la mitad de la plantilla est trabajando.

Lo primero que se encuentran los peregrinos al cruzar el puente sobre el Mio es una aduana artificial, ltimo vestigio de tiempos pretritos a Schengen, donde unos agentes de la Polica Nacional y otro par de la Guarda Nacional Republicana comparten impresiones sobre el avance de la cepa india y se sacan unas fotos. Unos metros ms all, Julio Quiroga revisa unos papeles sentado en su mesn, donde calcula que siete de cada diez clientes son portugueses. Es la primera parada para quien cruce el puente con hambre o sed —o quiera llevarse un recuerdo de la tienda—. Por ahora est solo l sentado. Algunos paran a sellar [la credencial del Camino], pero todava hay poca gente, admite.

Pese a la lenta vuelta a la normalidad, el Camino Portugus, tanto el central como la variante por la costa desde A Guarda hasta Redondela, alcanz el mes pasado su mejor registro de usuarios desde agosto del 2020 y el triple de peregrinos que en mayo. Es la segunda ruta ms empleada tras el Camino Francs, por el que en junio llegaron a Santiago 8.092 personas.




















Adam y Martin, dos peregrinos checos en el Puente Internacional de Tui, comenzaron en Oporto









Adam y Martin, dos peregrinos checos en el Puente Internacional de Tui, comenzaron en Oporto







ltima parada en Portugal

La fortaleza de Valena lleva aos empeada en perpetuar el tpico portugus al soportar el mayor nmero de tiendas de toallas por metro cuadrado. Solo compiten con ellas los restaurantes y la Casa Toga, que resiste en medio desde 1898. En su momento fue la nica tienda del pueblo y, ahora, combina nostalgia con licores, cajas con pasteis de nata, delantales con el gallo de Barcelos y suvenires fabricados con corcho. Dice Mara Jos, al otro lado del mostrador, que el Camino de Santiago no pasaba antes por ah pero que empez a hacerlo desde que abrieron un albergue unos metros ms arriba. De ah que venda ahora tambin bastones de peregrino a la entrada.

Enfrente, Gabriel cuenta los pasajeros del tren turstico que cruza el puente a Tui antes de salir. Va cargado, pero aparentemente sin peregrinos. Van camuflados, se suben muchos pero no llevan la indumentaria, asegura. Al cabo de un rato pasan juntas Katalin y Renata, una hngara y la otra alemana, que se conocieron hace diez minutos pese a salir ambas desde Barcelos. El ao pasado empec en Oporto; tuve que parar cuando empez la pandemia y ahora retom donde lo dej, seala Katalin, que hace el Camino por segunda vez, la primera desde Portugal.

Peregrinaje desde el S Carneiro

El Camino Portugus, en sus mltiples variantes, se ha consolidado como la segunda ruta a Compostela pese al escepticismo de las autoridades lusas a principios de los noventa. En esa poca, entidades como la Asociacin de Amigos del Camino de Santiago se esforzaron en convencerles de las posibilidades que abra la ruta jacobea. Pensaban que xa tian Ftima, non se decataban anda de que haba que cruzar todo Portugal para chegar a Santiago, recuerda Antn Pombo, doctor en Historia Contempornea por la USC.




















j30j1141















El investigador y experto en el Camino, con ms de veinte guas sobre las rutas de peregrinaje, advierte de que en el pas vecino estn ahora completamente entregados. En todo o pas hai sealizacins e albergues. Todas as rutas estn identificadas: o nascente dende o Algarve, o central, o da raia… E poendo servizos, explica. Una de las claves, contina Pombo, fue la creacin, hace tres aos, de una comisin nacional para los caminos dependiente del Ministerio de Cultura portugus. Hai base histrica, pero tamn moito interese poltico porque todos queren ter camios na sa zona, aade el experto.

Otra de las claves est en el aeropuerto de S Carneiro, en Oporto, que en el 2019 alcanz los 13 millones de pasajeros atrados por el bajo coste de los billetes de las compaas low cost que operan all. a circunstancia especial que o diferenza do resto. Non hai outra ruta cun aeroporto internacional similar. Dende al chegan o 80 % dos peregrinos do Camio Portugus, argumenta Antn Pombo, lo que lo convierte no mis internacional dos camios a Santiago.

Pas un ao duro, el Camino me ayuda

Adam y Martin, dos jvenes checos amigos en la infancia, llevaban varios aos sin verse. Coincidieron hace unos das en Olomouc, una ciudad universitaria al este del pas, y decidieron coger un tren hasta Viena para volar a Oporto y empezar el Camino Portugus. Fue algo espontneo, recuerdan tras cruzar el puente internacional y poner pie en Galicia por primera vez. A pesar de ir juntos, comparten la motivacin de tantos otros que caminan solos hacia Santiago. Quiero despejar la cabeza y aclarar mis ideas, responde Adam, que habla tambin de una experiencia espiritual en la ruta. Para los dos acaba de pasar un ao muy duro por la pandemia. Ms an en el caso de Martin, futuro profesor de Geografa, que el inicio de la pandemia le coincidi con una operacin. Fueron momentos muy complicados. El Camino me est ayudando mucho, la gente es agradable y estamos descubriendo una cultura muy diferente a la checa. Necesitaba salir y viajar, aade.

A Tui llegan tambin Arancha y Jeni, dos jvenes de Cuenca y Valencia que volaron desde la capital del Turia a Santiago para despus bajar en bus a Valena e iniciar la ruta. Elegimos el Camino Portugus para evitar contagios, pensando que sera ms tranquilo que el Francs, justifican.




















j30j1144















Dos rutas desde el Mio y otra por Vern para cruzar la frontera

En junio entraron a Galicia 3.129 personas por el Camino portugus y otras 555 por la variante que discurre por la costa entre A Guarda y Redondela. Otras 467 lo hicieron por la Va de la Plata, o sanabrs, que parte desde Sevilla, Extremadura, Salamanca o Zamora. A l se une en Vern el Camino Portugus Interior, recuperado en los ltimos aos y que puede iniciarse en Coimbra, Viseu o Vila Real. Considrase o mis antigo dende Portugal e coincide tamn coa va romana en Chaves, indica el historiador Antn Pombo.

Mientras siguen aflorando rutas perdidas en Portugal, como el Camino de Torres que podra ser certificado antes de acabar el ao y se extiende por 600 kilmetros desde Salamanca, las dos principales entradas a Galicia siguen siendo las que unen Valena con Tui y Caminha con A Guarda. Esta ltima, la que discurre por la costa del Baixo Mio y Vigo, se encuentra ahora con el inconveniente de la suspensin del ferri que une ambas localidades y que, sin l, obliga a los peregrinos a cruzar por los puentes que unen Valena con Tui o Vila Nova con Goin para despus caminar hasta A Guarda. Supone un esfuerzo de varios kilmetros que llega a convertirse en una etapa ms del camino —desde Tui hay 26 kilmetros andando— en la que, adems, deben ir pegados al arcn de la carretera la mayor parte del tiempo para evitar los coches.

camino 02

Pombo, que este viernes se reuni en Oia con miembros de la ruta, identifica otros dos problemas en la variante: la ausencia del albergues pblicos hasta Vigo y, una vez en la ciudad, el caos por un casco urbano sin apenas flechas amarillas que faciliten el peregrinaje.

El 28 % de los peregrinos

En el ltimo ao sin pandemia llegaron a la plaza del Obradoiro 347.578 peregrinos, de los que casi 95.000 cruzaron en Mio, con 72.357 hacindolo desde Valena y 22.292 subindose al barco en Caminha. Supuso un 28 % del total, mientras que el Francs absorbi el 55 %.

camino 03El peregrinaje a Santiago suele partir desde Oporto, sobre todo por el efecto llamada de S Carneiro, pero es posible comenzar tambin mucho ms al sur, desde el Algarve o Lisboa, a 613 kilmetros y 26 das de viaje de Santiago. A partir de Coimbra son 17 jornadas y, en Oporto, la ruta se rebaja a diez u once. Las paradas habituales desde el ro Douro son Vilarinho, Barcelos, Ponte de Lima, Rubiaes y Valena o Tui. Una vez en Galicia, la variante de la costa y la interior confluyen en Redondela. Las siguientes etapas llegan a Pontevedra, Caldas de Reis, Padrn y, por fin, Santiago de Compostela.

A pesar de las complicaciones en la variante por la costa entre A Guarda y Redondela, el nmero de usuarios en junio se triplic respecto al mes de mayo.

Vive Camino

Toda la informacin sobre el Camino de Santiago en Vive Camino


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *