El calor amenaza el Mediterráneo

El calor amenaza el Mediterráneo


El Mediterráneo es un mar cada vez más cálido. Este es un hecho conocido por el Centre d’Estudis Ambientals del Mediterrani (CEAM) y ahora se ve confirmado por los resultados del informe del pasado invierno, que mostró que se trata de un fenómeno que ha cambiado con el tiempo y no se ha agravado. Según los datos de la investigación, la temperatura de la superficie del mar ha aumentado en un promedio de 1,26 grados desde 1982.

Francesc Pastor, investigador del CEAM, señaló que este aumento no es el mismo en todas las áreas del Mediterráneo. «El proceso de calentamiento es más intenso en las áreas del sur y menos en el norte», dijo. De esta forma, en la parte central cercana a la península italiana, la subida térmica es un poco menor.

Pastor explicó que en el Mediterráneo Hay ciclos naturales de calentamiento que duran unos 35 años.. Sin embargo, la tendencia actual está rompiendo esta dinámica. «Ahora deberíamos dejar atrás un período de termómetros en aumento, pero no sabemos que la temperatura está bajando», dijo el investigador de CEAM. Todo lo contrario.

El científico señaló que debería haberse apreciado de acuerdo con la dinámica de los ciclos naturales. una disminución del mercurio desde 2016 o 2017. Sin embargo, este hecho no ha sido verificado, por lo que puede producirse un «cambio».

Para Pastor, son varios los factores que han llevado a esta situación. Desde la dinámica de la atmósfera hasta las causas naturales, pero el científico consideró que los efectos de accion humana Desempeña un papel destacado en el proceso de calentamiento del Mediterráneo.

Consecuencias

Las consecuencias de este aumento de temperatura pueden variar. Te balanceas de lo puramente climatológico al cambio de hábitat marino (con aparición de parásitos, especies invasoras o cambios en el comportamiento de las corrientes). Además, pueden cambiar las condiciones de vida de las personas.

Uno de ellos, que poco a poco se va confirmando, son los cambios en el régimen de precipitaciones. Según el pastor Paulatinamente se está reconociendo una intensificación de los fenómenos meteorológicos Extremos como daños y tormentas marinas.

El científico señaló esto El Mediterráneo es fuente de energía esto puede alimentar estos fenómenos y hacerlos más intensos. En la memoria de todos están los efectos del temporal ‘Gloria’, que azotó la costa valenciana en enero de 2020 con gravísimos daños que aún se notan, o el DANA, que asoló especialmente la Vega Baja en septiembre de 2019.

Otra implicación, aunque los estudios aún se encuentran en las primeras etapas, es la influencia de Calentamiento por la brisa del mar. Se investiga que el contraste de temperatura entre el mar y la tierra puede ser menor en verano, lo que repercute en el efecto atenuante de estas corrientes.

Pastor explicó que de esta manera se puede lograr Esta brisa no es tan refrescante y aumenta el calor. «El confort térmico se vería afectado por el impacto en un sector tan importante como el turismo», argumentó, apuntando a un posible aumento en el número e intensidad de las olas de calor.

Otra opción que los científicos están considerando es Subida del nivel del mar como consecuencia de la subida térmica que podría provocar la desaparición de las playas más expuestas, como ya ha ocurrido en Canarias en Baleares.

En la misma linea Jose tena, Director del Instituto de Investigaciones Ambientales y Marinas (Imedmar) de la Universidad Católica de Valencia, dijo que el mar Mediterráneo tiene especies o parásitos previamente desconocidos que atacan algunos hábitats.

El investigador católico también se refirió a él. El aumento de la temperatura del mar también afecta a las corrientes con los cambios resultantes en los ambientes mediterráneos.

Todavía hay tiempo para que el pastor actúe. Quizás no para mitigar los efectos más inmediatos, sino los esperados en el mediano y largo plazo. Con esto en mente, el investigador se refirió a la «inercia térmica» que ya no permite mitigar los cambios más inmediatos «, aunque hay que intentar revertir la tendencia.


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *