El Ayuntamiento de Badajoz permite la retirada de la reja del altar de la Virgen de las Descalzas

El Ayuntamiento de Badajoz permite la retirada de la reja del altar de la Virgen de las Descalzas

El Ayuntamiento de Badajoz ha concedido la licencia para que el recinto que adorna el altar de cerámica de la Virgen sea retirado de la fachada del Convento de Las Descalzas. El informe presentado por los impulsores de la rehabilitación -el arquitecto Francisco Hipólito y el doctor en conservación monumental José Antonio Espada- fue tan contundente que la Concejalía de Urbanismo no necesitó acudir al Patrimonio para pronunciarse sobre el tema.

“El informe muestra que la cerca no tiene suficiente valor patrimonial para justificar su conservación, que fue colocada en 1945 y que no es obra de Antonio Juez”. Con este argumento el alcalde de Urbanistica, Carlos Urueña, resume las razones dadas por los impulsores de la obra que convencieron a los técnicos municipales del servicio de control e inspección urbanos.

El Convento de Las Descalzas es un inmueble inventariado, por lo que no fue necesario que el tema del cerco y el techo de cerámica del altar fuera evaluado por la Comisión Provincial de Bienes antes de que el Ayuntamiento tomara una decisión. “El Plan Especial del Centro Histórico permite la demolición de las edificaciones adicionales que deforman el inmueble original y así es”, explica Urueña.

Así se refleja en el informe facilitado por los promotores, quienes pudieron documentar que la ubicación de la valla y el techo para adornar la capilla pública de la Virgen de la Amargura en la fachada descalza data de mediados del siglo pasado, mientras que el convento es del siglo XVII. “El 90% de Badajoz nació con el altar tal cual y entiendo que tiene su valor sentimental, pero la realidad es que es un añadido del siglo XX”.

autopista

Con el otorgamiento de la concesión, la Municipalidad desbloquea la restauración de la fachada del convento, que está iniciando sin obstáculos el tramo final de las obras. La retirada de los elementos que adornan el altar de mayólica de la Virgen forma parte del proyecto inicial, que tiene como objetivo devolver la fachada del convento de las Clarisas a su aspecto original.

Este objetivo hasta ahora ha permitido despojar a las paredes de todo lo que se ha colgado a lo largo de los años: las cámaras de vigilancia del tráfico, la centralita de control del semáforo Juan Carlos I, otros casetes de grabación de agua. , el de las luces, un proyector del centro comercial abierto Menacho, la señalización vial y el sistema eléctrico.

Pero la polémica saltó en mayo cuando las obras llegaron al altar de la Virgen para derribar el techo del ornamento. La eliminación de esta pieza provocó el rechazo de todas las cofradías de Badajoz. En un comunicado conjunto pidieron que el altar conserve todos sus elementos.

La Dirección General de Patrimonio ordenó entonces la interrupción cautelar de las obras de rehabilitación, que revocó dos semanas después pero solo para poder reanudar las obras de pintura. En el caso de la cubierta y la rejilla del altar, ha decidido que, dado que no está prevista la retirada de ambos elementos en el proyecto evaluado por la Comisión Provincial de Bienes, se debe presentar una ampliación del mismo al Ayuntamiento. para que decida, en última instancia, qué hacer con ambas piezas.

Por ello, se prosiguió con el trabajo de pintura de la fachada descalza, recuperando el aspecto de falso sillar a excepción del mantel parietal del altar de la Virgen. Ahora, con la licencia en mano, se retirará la rejilla, que se entregará a la Confraternita della Spina, y se podrá completar el enlucido de toda la fachada.

Además, queda pendiente la degustación que dejó al descubierto la doble columna de la puerta principal de entrada a la iglesia. Su recuperación no es posible ya que las monjas, propietarias del convento, no tienen dinero para pagar su recuperación. Las obras se completarán en un mes con el repintado de la base de la fachada.

Un derribo controvertido que resultó ser muy revelador


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *