Diario24horas | La actualidad diária de todas las comunidades de España

Mantente actualizado con las noticias de tu zona al instante

S07O7817
Galicia

El arquitecto que advirtió sobre los problemas de Gay hace 20 años: es como una pesadilla


La voz de Galicia





Sara prez


La voz

03/04/2021 16:33 h

Wilfried Wang La carta de invitación de Alfredo Daz Grande de julio de 1999 como parte del jurado que decidirá sobre el proyecto Cidade da Cultura aún no ha sido finalizada. Fue el único miembro crítico que se opuso a la idea del arquitecto Peter Eisenman, ya que además de los problemas económicos que fueron calificados como incontrolables, también existían problemas importantes asociados a la construcción y posterior mantenimiento. Veinte años después, después de ver la construcción del Gai, Wang todavía piensa que es una pesadilla. Solo querían que fuera espectacular. La única persona feliz aquí es Eisenman, los demás no entendemos nada, dice el arquitecto alemán.

El Ciudad de la cultura Según Wilfried Wang, fue un proyecto ambicioso que no se pudo encontrar en ningún otro lugar a fines de la década de 1990. Solo en Hong Kong encontrarás una construcción similar. Había centros culturales en Europa, pero Gais, explica, era una nueva versión, que combinaba el arte nuevo con el antiguo. Algunos políticos gallegos dijeron: “Tenemos que mostrar nuestra bandera en el mundo”. Y solo entonces puedes entender qué hay detrás, revela. Sin embargo, la innovación que pretende entregar el proyecto cultural gallego esconde sombras más tradicionales. Si nos fijamos en los elementos del proyecto de Eisenman, todos son muy tradicionales. La única relación que tenían era que estaban en la puerta de al lado. La idea original quería ser innovadora, pero al mismo tiempo preservar el carácter de Galicia. Y eso fue muy complicado, explica Wang.

Además del diseño y los problemas económicos, también está el tamaño de la construcción y el lugar donde se lleva a cabo. El proyecto tenía el doble del espacio disponible. Además, la Cidade da Cultura se construiría sobre una colina, con las dificultades que planteaba esta decisión y las incertidumbres que mostraba el jurado ante la reacción del público. Eisenman dijo que cortara la cima de la montaña y la reconstruyera. Esto es una locura ecológica y financieramente, solo recuerda. Wang también encontró fallas en los materiales elegidos para la construcción. De acuerdo con él, Peter Eisenman No estaba interesado en los detalles, ni había pensado en la durabilidad. Le pregunté si quería que la gente caminara por los tejados. Y, por supuesto, dijo que sí. Cuando me interesó el material que iba a utilizar, me respondió que cuando aterrizó en Galicia, encontró los tejados. Nos miramos en el jurado y descubrimos que no tenía ni idea. Le dije: “No puedes caminar sobre ellos, los rompes”, dice.

Todo esto podría haberse evitado si el jurado hubiera hecho su trabajo, dijo Wang. No lo hizo, dice. Sin embargo, el nombre del arquitecto que firmó el proyecto parecía, según recuerda, más importante que la idea en sí. El arquitecto alemán también recuerda Manuel Fraga como uno de los interesados ​​en el trabajo futuro: creo que a él no le importaba cómo era ella. Solo quería una gran construcción.

No hay lógica, no hay orden

Las consecuencias de la decisión tomada hace veinte años se pueden encontrar afuera y adentro, dice Wang. El paisaje elegido solo agregaría más costos y un mantenimiento complicado. La idea de jugar con la geometría e imitar una concha es un juego muy personal. Y no tiene relación con la realidad, dice. Una visión que no se comprende desde dentro: se puede ver que tampoco hay correlación. La gente no entiende por qué hay un pilar en un lugar determinado o por qué hay un muro. No hay lógica, no hay orden.

Para Wang, hay muchas preguntas que deberían haberse hecho antes de comenzar el proyecto, pero querían hacerlo por ahora. El primer error fue la rapidez con la que se planificó la competición. Y el prestigio y la notoriedad que le dio el nombre de Eisenman al proyecto fue suficiente. Intentaron persuadirlo para que apoyara la construcción, pero fracasaron: en un largo proceso de selección, hay que ir al baño. Eso es típico. El mensaje que me dieron fue: ‘Tenemos que apoyar a Peter. El es nuestro amigo. A lo que respondí que Peter no era mi amigo y que no apoyaba a mis amigos porque lo eran. Solo lo harán si tus proyectos lo merecen.

Después de todo, explica Wilfried Wang, Gai es una realidad y ahora tenemos que hacer que funcione. Esto solo se puede lograr si se analizan los errores cometidos y se invierte más dinero. No es algo para cerrar y olvidar. Tienes un legado y necesitas lidiar con él para completarlo.

Conozca toda nuestra gama de boletines

Hemos creado para ti una selección de contenido para que puedas recibirlo cómodamente en tu correo electrónico. Descubra nuestro nuevo servicio.


DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *