b1d4619c f986 4e5f 95cd b3c4d25f7c15 16 9 aspect ratio default 0


El año de la pandemia desencadena depresión y mala nutrición

El año de la pandemia desencadena depresión y mala nutrición

Líder en estados depresivos mayores, consumo diario de comida rápida y medicación sin receta. La última Encuesta Europea de Salud 2020 dibuja una radiografía de los valencianos que poco tiene que ver con la imagen idílica de gente alegre, fiestera y seguidores incondicionales de la dieta mediterránea que reposa en el imaginario colectivo español. El año de la pandemia no ha dejado de lado los estereotipos, a pesar de las contradicciones detrás de los datos publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Prueba de ello es que el 75,7% de la población valenciana mayor de 15 años, en plena crisis sanitaria, considera que tiene un estado de salud global entre notable y sobresaliente. Un porcentaje cuatro puntos superior al registrado en la última encuesta europea en 2014 y comparable al del conjunto de España. Por supuesto, hay otras once autonomías cuyos vecinos se sienten más sanos. En la Comunidad Valenciana, las mujeres que sentían que su salud era “mala o muy mala” obtuvieron un 9,39%, dos puntos más que los hombres.

Las cosas se complican cuando se trata de adentrarse en el terreno pantanoso de la salud mental. La última encuesta de 2020 estima que el 4% de la población valenciana mayor de 15 años tendría un “cuadro deprimido” el doble de la media española, lo que a su vez supone un 77% de aumento de casos frente al 77% que representa la encuesta anterior. Los trastornos graves del estado de ánimo también son más frecuentes en mujeres (4,87%) que en hombres (3,29%).

El aumento antes mencionado no debería tener que estar relacionado con la pandemia: en todo el país, el mismo indicador pasó del 3,52% al 2,46% en 2020. Otro 5,68% de los valencianos sufriría otros estados depresivos menos graves, según la encuesta. . Solo el 5% de la población valenciana está diagnosticada de esta patología, lo que demuestra que hay un gran número de casos que quedan ocultos a los profesionales. Aún así, las visitas a psicólogos aumentaron un 41% durante el año pasado.

Otro indicador preocupante es que el 7,42% de los residentes reporta un consumo diario de comida rápida -una cifra tres veces mayor que en 2014 y también muy superior a la media española- mientras que el 7.83% lo reporta Tipo de alimentación a consumir tres veces o más a semana, especialmente hombres.

En su lugar, reduzca su ingesta diaria de verduras y, afortunadamente, también de dulces, bebidas azucaradas y bocadillos. El porcentaje de valencianos que tienen sobrepeso (36,4%) u obesidad (16,6%) desciende un 3,5% y se sitúa por debajo de la media nacional. La población mayor de 15 años que se declara fumadora diaria también disminuyó entre un 7,5% y un 19,9%. Y quien fuma, fuma menos.

En la otra cara de la moneda, el número de los que beben alcohol casi todos los días se ha multiplicado por seis en términos absolutos respecto al resto de comunidades autónomas e incluso supone el 0,59% de los encuestados. Por el contrario, los “bebedores de fin de semana” se redujeron a la mitad durante la pandemia.

Más práctica

En el lado positivo, el número de personas que llevan un estilo de vida sedentario (25%) ha disminuido diez puntos en comparación con 2014. Al mismo tiempo, ha aumentado la frecuencia con la que los valencianos practican deporte: un 10,3% realiza algún tipo de actividad física a partir de la actividad en su tiempo libre entre 5 y 6 días a la semana, frente al 8,6% de hace siete años. Sin embargo, el porcentaje de valencianos que pedalean todos los días ha bajado del 10,71% en 2014 al 8,31% en 2020.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *