empleo kgwF


Las vacantes inéditas que componen lo que se conoce como el “mercado oculto” aumentaron un 5,5% durante la pandemia frente al colapso de las vacantes que publican las empresas y que cayeron hasta un 70% durante los meses más duros el estado de alarma según un estudio de Grupo Adecco.

La mejor forma de acceder a este “mercado oculto” de puestos vacantes se llama “Networking” o la red de contactos. Sin embargo, Adecco apunta que como consecuencia de la pandemia y las restricciones domiciliarias, ha aumentado el porcentaje de personas atraídas al mercado laboral gracias a las oportunidades laborales online y ha disminuido en la misma proporción el porcentaje que lo ha hecho a través de sus contactos realizados.

Entonces, si hace un año el 52% de los candidatos al programa de recolocación encontraron un trabajo a través de sus contactos, ahora es el 43%. Esta diferencia de 9 puntos se consiguió íntegramente a través de la recolocación a través de ofertas de trabajo online (portales de empleo, anuncios, etc.), que ya alcanzan el 29% de los casos.

Según LHH, la consultora de Adecco que se especializa en apoyar a las organizaciones en sus procesos de transformación, alrededor de ocho de cada diez empleos no se encuentran cuando son buscados y publicitados en línea.

Los riojanos lideran el uso de redes de contacto

Según el estudio de Adecco, los porcentajes de personas reubicadas a través de la red de contactos varían significativamente entre las comunidades autónomas.

El año pasado, La Rioja fue la región donde se utilizó con mayor éxito esta práctica, con ocho de cada diez personas reasentadas en esta comunidad a través de sus contactos, porcentaje que prácticamente se ha duplicado.

Le sigue exactamente, con un 77% de su reposicionamiento gracias al “networking” de las Illes Balears. Por detrás están Canarias (67%), Murcia (63%), Asturias (60%) y Aragón (57%).

Con porcentajes entre el 42% y el 49%, Madrid, Comunidad Valenciana, Cantabria, Galicia y Cataluña, mientras que Andalucía, Castilla y León, País Vasco y Extremadura presentan tasas entre el 33% y el 39%.

Los últimos puestos los ocupan los castellanos manchegos, donde sólo uno de cada cuatro trabajadores se ha reubicado a causa de sus contactos, y los navarros, que no llegan al 13%.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *