159924266

“Nos dijeron que habría otro colegio en Almendralejo y eso es lo que hemos recibido todos estos años. Y ahora se decide que es una escuela de reemplazo debido a una demografía cuestionable ”.“ No se trata de estar a favor o en contra de la nueva escuela, sino de los formularios que acompañan a la decisión tomada ”.

Estas son las palabras del portavoz de la ‘Plataforma Ortega’, Alejandro Gutiérrez, en nombre de cincuenta padres de alumnos del colegio público de Ortega y Gasset que se reunieron para expresar sus quejas contra la decisión del Ministerio de Educación de trasladar todos sus alumnos y profesores del nuevo centro construido en Almendralejo. Estos padres aplauden la presencia de una nueva escuela, pero creen que los estudiantes de todas las escuelas deberían haber podido solicitarla en las mismas condiciones.

Además, critica el hecho de que la decisión no fue acompañada de un plan escolar, lo que facilita el traslado de los hermanos a la misma escuela; ni un plan de movilidad, “porque entre una escuela y otra hay un kilómetro y medio o dos y la mayoría caminamos con niños”. A la fecha del anuncio, cree que “obliga a las familias a tomar una decisión apresurada”.

Finalmente, reflexiona en voz alta sobre el aumento de la población de la ciudad durante los últimos quince años, sin que se hayan abierto nuevas escuelas.

Su conclusión, la decisión del consejo “se basa en cuestiones económicas” de no proporcionar a la nueva universidad el personal docente necesario, lo que también permitiría proporciones más bajas. Según datos de una encuesta a padres, proporcionada por Gutiérrez, hubo 131 respuestas en contra de la reubicación (que representan 190 estudiantes) y 102 a favor (150 estudiantes).

Es una de las voces que se han escuchado en contra de la decisión de la Junta de Extremadura, anunciada solo cinco días antes de la apertura del plazo de solicitudes de escolarización.

Soluciones

Desde entonces ha habido varios encuentros entre padres y autoridades locales -uno con la presencia del secretario general de Educación, Francisco Amaya- para buscar soluciones a los problemas que surgieron tras comunicar la decisión.

Entre las soluciones propuestas, la de la Municipalidad costó un bus hasta la nueva escuela; ampliar las unidades en las tres escuelas del centro; o montar un salón de clases para que los niños puedan permanecer en la nueva escuela de 14:00 a 15:00 horas.

Por su parte, la AMPA de Ortega – cuestionada infructuosamente por HOY – no se pronuncia porque representa quién está de acuerdo y quién no.

Más


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *