Disc golf llena Pura Tomás

Disc golf llena Pura Tomás

En la imagen de la izquierda, Ana Álvarez intenta meter el disco en el agujero.  A la derecha, Joan Mayà repasa la trayectoria del disco.  Miki López

En la imagen de la izquierda, Ana Álvarez intenta meter el disco en el agujero. A la derecha, Joan Mayà mira el recorrido del disco. Miki López

Alejandro Valverde de Oviedo, un soldador, combinó su profesión y pasión durante el encarcelamiento de una manera que nunca había imaginado. Es un golfista de disco, la disciplina que golpea discos voladores en una especie de canasta (hoyo) a diferentes distancias. Y cuando todo paró, en marzo del año pasado, se quedó sin posibilidad de educación. No pasó mucho tiempo antes de que hiciera su propio agujero. «Tuve que hacer uno en casa». Ayer Alejandro y otras cuatro docenas de jugadores finalmente volvieron a disfrutar de su deporte al aire libre. Fue en el Parque Pura Tomás donde se jugará la primera jornada de la Copa de España -que finaliza hoy- un circuito de cinco estaciones que abrirá en la capital asturiana.

Merlin Sales-Tomas, jugador catalán, realiza un disparo. Miki López


“Decidimos tener cuidado y esperar”, comentaron ayer Fernando López y Javier Fernández, Directores del Disc Golf Club Oviedo, mientras la competición transcurría con normalidad, como si nada hubiera pasado en todos estos meses. “Hay un problema”, dicen los dos ejecutivos, que también son pioneros de esta actividad en España.

Disc golf llena Pura Tomás


“La copa tiene cada vez más sentido”, explica Javier Fernández. Y es que aunque el primer campo de disc golf del país es el de Oviedo, cada vez son más las ciudades que se suman a un deporte que, según los directivos, no puede envidiar al fútbol o al baloncesto. Cataluña, Santiago, Madrid y Navarra son las otras paradas de la Copa de España para los aficionados a los discos voladores. Actualmente Oviedo es el origen por dos motivos: el disc golf en nuestro país y la Copa de España.

Sobre el campo, el catalán Joan Mayà muestra cómo, en su opinión, el disc golf puede seguir creciendo. “Todavía hay que enseñarlo desde las raíces para llevarlo a los institutos. Necesitas construir una cantera para que sea relevante. Otros creen que para atraer a los niños, uno debe concentrarse en ganarse a los padres. Este es el caso de Alejandro Valverde: «Hay que morder a los mayores para que vengan los pequeños».

Cada jugador tiene su propia historia, nadie empezó así en el mundo de los récords. Joan Mayà y Merlín Sales-Tomas ya habían recorrido parte del camino cuando decidieron explorar el target por ser jugadores de última generación, una especie de fútbol americano con discos; otros como Iván Gutiérrez se encontraron con este deporte de manera bastante casual: «Estaba caminando por el parque de invierno y vi a un par de chicos haciendo discos en canastas extrañas, mi subconsciente salió de niño y decidí seguir adelante sin pensar». Diferentes orígenes, pero la misma lujuria y entusiasmo.

El factor familiar también juega un papel importante en el disc golf. De hecho, Karina Velázquez y Alejandro Valverde iniciaron el deporte con sus tres hijos gracias al primer torneo de disc golf escolar organizado por Club Oviedo. «Nos acercamos sin muchas excusas y nos cautivó a todos». Fernando López, un gerente, incluso bromeó diciendo que las familias políticas compiten: «¡Nunca antes los suegros habían pasado tanto tiempo juntos!»

También ayuda con esta actividad que las exigencias atléticas no sean altas. No necesitas grandes virtudes físicas, pero te ayuda a mejorar tu técnica y tu capacidad de concentración; Es una experiencia asequible para todos los bolsillos, un disco no cuesta más de 20 euros, juegan hombres y mujeres al mismo tiempo, con espacio para niños también. No se puede pedir más, todo suena a ventajas.

Felipe Tordero

Felipe Tordero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *