2019100319471680733


Según CHIC, se sigue hablando del documental de Rocío Carrasco y aún queda mucho por ver. En las entregas del pasado domingo, la hija de Rocío Jurado recordó sus embarazos y el nacimiento de sus hijos Rocío y David, así como la cadena de hechos que desencadenaron su separación de Antonio David Flores.

El documental consta de 12 entregas en orden cronológico. Según Federico Jiménez Losantos, revelado este martes en la Crónica Rosa, el episodio 8 promete ser un verdadero bombazo: “Por lo que me dicen, el 8 es el fuerte”. Con el título “Miedo”, Rocío repasará todo lo sucedido en su vida desde junio de 2006 hasta julio de 2012. Un episodio predecible y sin confirmar que saldrá al aire a mediados de abril.

¿Qué pasó durante ese tiempo? El episodio retomará el final del anterior: junio de 2006, fecha en que Rocío Jurado murió de cáncer de páncreas a los 59 años y su hija quedó huérfana. Esto marcó un punto de inflexión para la familia, ya que varios cronistas sugieren que la partida de la matriarca abrió un vacío entre los miembros de la familia cada vez más distanciados, particularmente debido a disputas de herencia.

Rocío y Antonio David se separaron seis años antes, pero no fue hasta 2007 que el Juzgado de Rota confirmó la nulidad eclesiástica de su matrimonio. Rocío, que entonces tenía veinte años, quería una derogación para poder casarse con Fidel Albiac, el amor de su vida, cuando su madre se estaba recuperando de un cáncer. Sus planes fueron nuevamente recortados y comenzaron una serie de disputas legales contra el padre de sus hijos, que continúan hasta el día de hoy.

Uno de los puntos cruciales fue la custodia compartida de los hijos, ya que Antonio David se vio obligado a pagar a su exmujer 841 euros al mes para mantener a sus dos hijos tras el divorcio. En una demanda anterior, Antonio David logró reducir la cantidad a 540 euros alternando dos semanas en dos semanas con la custodia compartida.

En 2010, sin embargo, Rocío volvió a demandarlo por incumplir esta obligación económica, exigiendo una indemnización de 16.000 euros y una multa de 24 meses. El juez no vio relevancia penal por el impago de la pensión alimenticia y absolvió a Antonio David. El juzgado provincial llegó a la misma conclusión cuando resolvió la denuncia interpuesta por Rocío Carrasco, ya que el acuerdo entre ambos se hizo en documento privado y sin la presencia de una autoridad.

Relación rota

El episodio 8 finaliza en julio de 2012 y la última vez que Rocío Carrasco vio a su hija Rocío Flores antes de salir de su casa en La Moraleja, Madrid, para vivir con su padre. Una fecha ardía en su cabeza y estaba viendo el peor día de su vida. El fallo de 2013 que condena a su primogénito por abuso continuo establece que “el 27 de julio de 2012, el menor que se encontraba en el domicilio familiar con su madre, pareja y hermano tuvo una discusión con la En el curso en la que la golpeó varias veces e incluso la tiró al suelo, solo para luego golpearla y patearla varias veces.

Las tensiones familiares comenzaron el 15 de junio de ese año cuando Antonio David Flores solicitó la custodia de sus dos hijos. Se adjuntó como prueba un informe psicológico de la joven, en el que se afirma que su madre es “una persona que no la ama, que no confía en ella o que incluso la golpea agarrándola por el cuello”. Un oscuro pasaje en la vida de Rocío Flores que vio la luz participando en Supervivientes y del que su madre no se había atrevido a hablar … hasta ahora.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *