cc audiencia k1FI

Sucedió a las siete y media de la tarde del 24 de septiembre de 2020. Una mujer paseaba a su perro en el Calle Évora, situado en barrio de Nuevo Cáceres, y lo encontraron en la misma calle con un hombre que también paseaba a su mascota. Según la sentencia dictada por Audiencia Provincial de CáceresSin ningún intercambio de palabras entre los dueños del perro, la mujer pateó al perro que no era suyo. El dueño se quejó y ella lo golpeó con el cadena de perro en la cara. Entonces comenzó una pelea entre el hombre y la mujer con el resultado de que abofeteó a su oponente en la cara, por lo que las gafas cayeron al suelo para ver qué vestía, que se rompió.

El hombre atacado tardó cuatro días en curarse de las heridas sufridas durante la pelea, según el fallo judicial.

La Audiencia Provincial de Cáceres condenó al dueño del perro y responsable de la agresión como autor de una infracción leve de heridos, a pagar una multa de 240 euros, indemnizar al agredido con 152 euros y pagarle unas gafas nuevas.

Asalto por mordisco

Otro caso que ha visto la Audiencia Provincial de Cáceres en relación a las mascotas es un ataque que se originó por la mordedura de un perro. El hombre que fue mordido golpeó al dueño del perro.

Ocurrió el 6 de diciembre de 2017, a las nueve de la noche, en localidad del municipio de Gata Conocido por La Jarda. El perro de un hombre que, según la sentencia, es discapacitado mental, mordió a un individuo y tomó un palo con el que golpeó al dueño del animal.

En Gata otro hombre fue condenado por golpear al dueño del perro que lo mordió

El golpeado con el bastón sufrió varias heridas, entre ellas una herida contundente en la frente, así como una herida contundente en la oreja derecha que le cortó parte de las orejas, así como contusiones en las piernas. Tardó diez días en sanar y una cicatriz de siete centímetros en la frente y otra en la oreja derecha, con pérdida de sustancia, quedó como secuela. El perro había mordido al atacante en la nalga derecha.

El juzgado provincial ratificó la pena de prisión de dos años que el Juzgado de lo Penal de Plasencia impuso al agresor del dueño del perro que lo mordió. Debe pagar una indemnización de 4.381 euros y abonar a la dirección del Área de Salud de Coria la cantidad de 600 euros por la asistencia sanitaria prestada a la víctima.

También fue condenado por no poder comunicarse durante un período de tres años o por no acercarse a cien metros de la persona a la que golpeó brutalmente.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *