Chantada perdió medio millón de kilos de uva por el granizo

Chantada perdió medio millón de kilos de uva por el granizo


La voz de Galicia






Enólogos y enólogos propietarios de los viñedos que arrasaron con el granizo en San Fiz han pedido al Ayuntamiento de Chantada que lo solicite Declaración de zona de desastre natural. En la zona donde se vertió el granizo se encuentran las bodegas Ribeira Sacra Amedo, Via Ribada, Os Cipreses y Castrofiz. Va Romana también se vio menos afectada por la tormenta. También se ven afectados los productores que venden vino fuera de la denominación de origen, así como numerosas máquinas vendimiadoras, que son una importante fuente de ingresos en la comercialización de la uva.

A ambos lados de la carretera que atraviesa esta vertiente del Mio, a pocos kilómetros de la localidad de Chantada, se distribuyen alrededor de 80 hectáreas de viñedo. Los afectados estiman que entre 70 y 75 hectáreas han perdido prácticamente toda la cosecha. Solo una parte de la producción de uva se salvó en los caminos más cercanos al embalse cerca de la desembocadura del río Asma.

Xunta tiene previsto enviar a los técnicos de la estación de pruebas de Leiro a San Fiz este viernes para asesorar a los enólogos en coordinación con los empleados de las oficinas regionales de agricultura. El conseller de Medio Rural, José González, así lo anunció ayer en Chantada tras hacer un seguimiento de los daños provocados por el granizo durante una visita a la zona donde le informó el director de la Agencia Gallega de Calidad Alimentaria y el delegado territorial de la Xunta en Lugo.

Los técnicos de Medio Rural llevaron a cabo una inspección inicial de la zona afectada al día siguiente de la granizada, que reveló que las vides quedaron en aproximadamente sesenta acres sin hojas ni uvas. Esta área también incluye puntos dañados por tormentas en Pesqueiras y Lncora, también en Chantada, y en la parroquia de Diomondi en la parroquia de O Saviao, aunque en menor medida.

Un balance preliminar

Sin embargo, el ayuntamiento señaló que habría que esperar unos días más para recibir los datos definitivos sobre el alcance de las pérdidas en estos viñedos. La cosecha de este año trajo abundante producción en los caminos afectados, donde se podrían haber alcanzado los rendimientos máximos aprobados por el regulador de Ribeira Sacra. Para las variedades tintas, la mayoría de toda la denominación de origen, el límite superior es de 9.500 kilos por hectárea. Sobre esta base y con al menos 60 hectáreas devastadas, las pérdidas no serán inferiores a medio millón de kilos de uva.

La tormenta de granizo se descargó el miércoles por la tarde alrededor de las 5:30 p.m. y duró unos quince minutos. Cuando dejó de caer el hielo, cuya acumulación obligó a cortar la carretera de Monforte a Chantada en este tramo, cayó una tromba de agua, acompañada de un fuerte viento. La tormenta arrancó hojas y uvas de las vides, provocando escorrentías que dañaron las paredes de las vías del tren en varios lugares. La policía local acudió a uno de los almacenes que flanqueaban la calle para registrar los daños.

PSOE y Por Chantada anunciaron ayer a través de sus portavoces municipales que pedirán al Ayuntamiento una solicitud de catástrofe natural para las riberas afectadas. El Grupo Socialista también ha tomado iniciativas en este sentido.

tractor somosagro

Boletín Somosagro

Obtenga la información más relevante del sector primario cada semana


Elena Resanes

Elena Resanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *