Castilla-La Mancha limita las visitas a las residencias de ancianos a dos por semana

Castilla-La Mancha limita las visitas a las residencias de ancianos a dos por semana


Este viernes ha entrado en vigor la decisión de la Consejería de Asuntos Sociales que limita las visitas a las residencias de Castilla-La Mancha a dos días a la semana con el fin de frenar la recuperación de los casos de coronavirus en estos centros.

Tal y como anunció este jueves el Gobierno autonómico, hay 20 centros sociosanitarios en Castilla-La Mancha que han confirmado casos positivos de coronavirus entre vecinos. De los veinte centros, ocho se encuentran en la provincia de Toledo, cinco en Albacete, cuatro en Ciudad Real y tres en Guadalajara. Residentes con caso confirmado número 95.

Según publica el Diario Oficial de Castilla-La Mancha (DOCM) y recoge Europa Press, las visitas a las residencias de ancianos son para residentes que hayan dado positivo y que, en contacto directo con ellos, presenten un resultado positivo o síntomas compatibles con COVID-19. .

Las visitas solo se mantienen para personas que no padecen la enfermedad, y preferiblemente la visita se realiza, si es posible, en el exterior o en un área independiente lo más cerca posible de la salida aprobada para esto, siempre con máscara y a una distancia segura, Observancia de las medidas de higiene y seguridad.

Asimismo, las visitas se programan a través del sistema de cita previa y están limitadas a dos visitas semanales. Se mantiene un registro de visitas que contiene la identificación y los datos de contacto de la persona que visita.

Las visitas deben realizarse preferentemente al aire libre. Si esto no es posible, las visitas se realizarán en una sala independiente habilitada para tal fin cerca de la entrada, manteniendo las entradas y salidas a las áreas comunes lo más reducidas posible y respetando la capacidad máxima de esta área que se determine al máximo. El número de personas depende de si se puede garantizar una distancia interpersonal de metro y medio.

En el caso de los residentes que no pudieron moverse por su situación personal por estar postrados en cama, se debe garantizar el acceso a través de un circuito eléctrico seguro para minimizar las entradas y salidas a las áreas comunes.

En todos los casos, la ventilación, limpieza y desinfección periódicas de las habitaciones utilizadas debe ser extrema, con especial atención a las zonas de paso y de contacto. Además, deberá indicarse claramente la distancia interpersonal de metro y medio y será obligatorio el uso de máscara durante toda la visita.

En el caso del acompañamiento en los últimos momentos de la vida, el número de personas autorizadas por el propio centro, incluido el acompañamiento espiritual, puede participar en la visita, teniendo en cuenta sus características y según la valoración individual del caso individual.

En las residencias asistidas, las residencias de ancianos, las residencias de minusválidos y las instalaciones de atención a personas con discapacidad grave se mantiene el régimen de visitas periódicas, teniendo en cuenta todas las medidas preventivas generales (distancia, uso de mascarillas, uso de soluciones hidroalcohólicas y otras medidas preventivas contra posibles infecciones).

SALIDAS DE RESIDENTES

Con respecto a la salida de las residencias de ancianos, se estipula que los autónomos pueden salir en condiciones normales. Además, los responsables de la estancia señalan la obligación de cumplir con las medidas preventivas y de higiene.

El residente no puede presentar una clínica sospechosa de COVID-19 al momento de la salida. En aquellos casos en los que existan determinadas salidas para atender consultas médicas u otros asuntos de fuerza mayor a los que pueda estar viajando en compañía de un familiar o persona cercana, el familiar o persona cercana es el responsable del cumplimiento de las medidas responsables. es prevención e higiene.

En el caso de una salida a largo plazo, no debe haber personas en el área en la que se alojarán que deban ser aisladas debido a un caso confirmado de infección activa o un caso sospechoso, o personas que tengan contactos cercanos y estén en cuarentena.

En el apartamento en el que te alojas cuando salgas, las medidas de higiene y seguridad deben ser tomadas al máximo y los contactos sociales reducidos al mínimo.

Se suspenderán las excursiones para las personas que den positivo al virus, hayan tenido contacto con alguien con COVID-19 o tengan síntomas compatibles con la enfermedad.

Por otro lado, el requisito de máscara está estipulado para todos los residentes cuando se encuentran en una habitación cerrada.

En otros dormitorios para personas con discapacidad, menores, centros de atención para personas con discapacidad severa, residencias de ancianos y otros, es posible una salida en condiciones normales.

NUEVO USO

En el caso de nuevos ingresos, readmisiones, reubicaciones y estancias temporales en geriátricos y geriátricos para personas con discapacidad severa, la monitorización activa de los síntomas compatibles con COVID-19 debe ser siempre extrema.

El centro, a través de sus servicios de prevención, realiza una prueba de antígeno a las personas que ingresan o reingresan al hogar.
El aislamiento solo se realizará si la persona tiene una clínica sospechosa de COVID-19, hasta que se hayan realizado las pruebas necesarias y en el caso de confirmación de una infección activa se aplique el protocolo para el tratamiento del caso confirmado y se inmediatamente puesto en conocimiento de la autoridad sanitaria para su administración y declaración.

En el caso del personal de enfermería directo, se promueve la vacunación de los empleados recién contratados o aún no terminados y se notifica al departamento de salud.

Si la persona presenta síntomas compatibles con la enfermedad, llamará a su lugar de trabajo y centro de salud, que funcionará de acuerdo con la normativa para la población en general. Además, si ha tenido contacto con alguien con PCR positivo, acuda a su centro de salud para denunciar el incidente.

Para prevenir y controlar la enfermedad, en función de la incidencia acumulada en la Comunidad Autónoma o en la zona donde se ubique el centro residencial, se realizan periódicamente Pruebas Diagnósticas de Infección Activa (PDIA) a todos los trabajadores de la residencia, cada 7 o 14 días. .

Estas medidas se revisarán quincenalmente en función de la evolución de la situación epidemiológica general y de la situación particular de las residencias de personas mayores y esta decisión entrará en vigor desde el día de su publicación en el Boletín Oficial de Castilla-La Mancha hasta el 20 de agosto. , 2021.

Contra este último, que dio por terminado el procedimiento administrativo, bien podrá interponerse una acción de restitución o del Tribunal Supremo de Castilla-La Mancha ante el Ministro de Bienestar Social en el plazo de un mes. La reclamación administrativa controvertida podrá interponerse dentro de los dos meses siguientes al de su publicación en el Boletín Oficial de Castilla-La Mancha.




Marta Del Rosal

Marta Del Rosal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *