clipping muoSIc 97f7



  • Insiste en que son ilegales y el PP insta a sus dirigentes a repetir esta tesis en una argumentación interna


  • Casaso argumenta que es un “afectado” porque los CDR querían agredirlo


  • El líder del PP subió el tono contra Garamendi y los empresarios catalanes

El último argumento que utiliza el Partido Popular para apelar ante la Corte Suprema de Justicia contra los indultos otorgados por el gobierno a los condenados por el Procés es: son “ilegales” e “inconstitucionales”. El lunes desde el Liceu, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pidió específicamente que al menos reconozcan que son legales, pero no será. El líder del Partido Popular, Pablo Casado, dijo que antes de que fueran aprobados eran un “golpe de gracia” y un “desacato a la legalidad” y luego de que se aprueben sigue sosteniendo la misma tesis. “No estoy admitiendo que sean legales porque la ley establece claramente que el tribunal de sentencia tiene algo que decir”Le dijo eso al periodista Carlos Alsina, a pesar de que están consagrados en la constitución y en el gobierno.

Un argumento que luego repitió su propio disciplinado. “Sánchez no actúa con la legalidad en la mano”anunció su portavoz del Senado, Javier Maroto; “Cuando un líder usa el perdón para su propio beneficio, se está distanciando de la legislación vigente”, continuó su vocero en el Congreso, Cuca Gamarra; “Estos indultos son una violación del estado de derecho”Su portavoz nacional, el alcalde José Luis Martínez-Almeida, concluyó.

No admito que los indultos sean legales porque la ley establece claramente que el tribunal de sentencia tiene algo que decir (Pablo Casado)

No es una coincidencia. Ayer Génova envió a todas sus guías un argumento al que tuvo acceso NIUS. Bajo el lema “Sánchez No, Cataluña Sí”, afirma en su primera inscripción que “Sánchez da a la legalidad un golpe de gracia al torcer la figura del perdón para otorgarlo por primera vez a quienes no lo soliciten no se arrepientan y también amenazan con retrocesos ”para que luego refuercen el mismo mensaje desde todos los ámbitos en un torbellino.

Los barones se oponen a los indultos, pero no porque sean “ilegales”

Todo el Partido Popular está unido contra los indultos. Eso está fuera de discusión. Está en su ADN. Otra cosa son los argumentos utilizados. Sin embargo, todos sus barones territoriales han respondido al llamado de Génova a actuar con prisa para oponerse al indulto aprobado por el gobierno. ninguno de ellos, incluida Isabel Díaz Ayuso, la más combativa, argumenta que son ilegales. Ayuso habla de “humillación”, Moreno Bonilla que “no se entiende perdonar a quienes anuncian que lo volverá a hacer”, argumenta Feijóo que “no son unánimes ni de beneficio público”. Saben que el gobierno tiene el poder de conceder la medida de gracia, por lo que se niegan a marcarlo como ilegal.

Todavía en el PP Insisten en que hay oportunidades para atraerlos. porque “una cosa es discrecional y otra arbitraria”, dijo un líder popular a NIUS. Afirma que la cuestión no es que el gobierno pueda otorgar indultos, sino que algo completamente diferente es cómo lo hace y por qué. “Hay mucho material al que acudir. No puedes darlo porque quieres. En el caso del delito de discurso de odio, debe asumir que ha violado la ley. Eso no sucede, por lo que es arbitrario. Si el indulto es arbitrario, puede ser revocado por el Tribunal Supremo ”, argumenta, recordando que el Tribunal Supremo ya ha revocado un indulto de conductor kamikaze otorgado por el gobierno de Rajoy. “El indulto que otorgó el gobierno del PP no estaba justificado y el Tribunal Supremo lo revocó”, dice este líder, que sigue siendo Tiene muchas dudas de que el Tribunal Supremo finalmente se atreva a enfrentarse a “el que se puede rodar”.

El mismo argumento lo utiliza quien era el número dos del PP y ahora es senador, Fernando Martínez-Maíllo, ante el ministro Marlaska. “No puede haber indulto sin aprobar la legislación vigente, por lo tanto este indulto es arbitrario y puede ser revocado en los tribunales, por lo tanto es ilegal y raya en las excusas”, advirtió el gobierno del Senado en la sesión de control.

La apuesta del PP es arriesgada. No solo porque sean ilegales. También porque queda por ver que el Supremo lo admitirá los populares tienen un “legítimo interés vocacional”, aunque Pablo Casado ahora dice que es una víctima porque los CDR (los comités de defensa de la república) querían atacarlo.

Choque con gente de negocios

La cruzada de Casado contra los indultos aún no ha resultado como esperaba. Participó en la manifestación de Colón, que no fue tan masiva como se esperaba. Tu campaña de La recogida de firmas contra la medida de gracia fue bastante discreta, hasta ahora solo 300.000– y no disponible en Cataluña. En el parlamento no hace más que encadenar la derrota. El último de ayer. El Congreso retiró su iniciativa de reformar la ley de indultopara que los condenados por insurrección y rebelión no puedan beneficiarse de la medida de la gracia.

No representas a nadie. La soberanía nacional recae en los diputados y senadores. ¿Qué me importa si negociaron con los sindicatos o los empleadores? ¿Qué español te votó? (Pablo Casado)

Incluso si Garamendi luego relativizó sus palabras y pidió perdón, el enfado en Génova, empezando por Casado, es enorme. “No representas a nadie. La soberanía nacional recae en los diputados y senadores. Al final resulta que tengo que negociar una ley con el padre Ángel, un deportista o un cocinero. ¿Qué me importa si negociaron con los sindicatos o los empleadores? ¿Qué español te votó? ”, Preguntó indignado el presidente del PP en una entrevista con Onda Cero. La acusé el lunes “Cabildeo educado” y el “lobby”, que recurre al gobierno a cambio de un trozo de tarta con fondos europeos.

¿De repente los empresarios y la iglesia están en Sánchez? ¡Vamos hombre!

“Si la crítica es solo contra Garamendi, creo que Pablo no se equivoca. Garamendi se equivocó y haría bien en agredirlo porque no está autorizado entre los empresarios. Otra cosa es que vas en contra de la CEOE, pero Pablo no dio ese paso. Una cosa que Casado hace bien es tomar sus propias decisiones independientemente de lo que digan los empleadores. Eso trae mucha rentabilidad política y es una buena estrategia. ¿De repente los empresarios y la iglesia están en Sánchez? ¡Vamos hombre!“Explica NIUS, otro líder popular que intentó aliviar diversas presiones.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *