Las piscinas de verano de Oviedo vuelven el jueves con nuevos horarios y restricciones de capacidad

Las piscinas de verano de Oviedo vuelven el jueves con nuevos horarios y restricciones de capacidad

Los vecinos pueden darse un baño 11.30 a 19.30 h. en las nueve instituciones municipales que abrirán sus puertas pasado mañana tras haber sido objeto de varios trabajos de puesta a punto hasta esta semana. Los nuevos horarios de las piscinas de San Lázaro, Colloto, La Monxina, La Corredoria, San Claudio, Las Caldas, Trubia, Olloniego, Tudela Veguín y Parque del Oeste –que abrió el 15 de junio – representa un ligero cambio en comparación con la temporada pasada cuando las oficinas abrieron sus puertas desde las 12 del mediodía hasta las 8 de la tarde.

En el caso de los precios, las probabilidades permanecen congeladas. Los adultos deben pagar dos euros por cada acceso a las instalaciones, mientras que los menores de 18 años, los mayores de 60 y las personas con discapacidad deben abonar una cantidad de 1,5 euros por día.

Pese a la reciente flexibilización de las restricciones sanitarias, las recomendaciones del ayuntamiento establecen la distancia social en dos metros -en contraposición a los 1,5 metros actuales que marca el ayuntamiento- y también mantiene los mismos límites de capacidad que el año pasado, con la piscina de San Lázaro como uno de mayor capacidad, con espacio suficiente para 250 bañistas a la vez y para 940 personas en la zona de solárium.

La segunda piscina La mayor capacidad es la de Cristo, que es de propiedad regional y reabrió sus puertas el 18 de junio con la posibilidad de reunir 165 personas en el agua al mismo tiempo. El precio de entrada a estas piscinas es de 1,40 euros para los menores de 14 años y de 2,85 euros para los mayores de esta edad.

Del resto de instalaciones de la ciudad, el Parque del Oeste es el más cercano con mayor capacidad, ya que su capacidad máxima es de 105 bañistas. Le siguen Las Caldas, Trubia, Olloniego y La Monxina, cada una con 78 bañistas. Los barcos más pequeños son los de Tudela Veguín, San Claudio, Colloto y La Corredoria con capacidad de 36 a 37 personas en el agua.

Para garantizar el cumplimiento de la normativa, aprox. 40 personas que también apuestan por la seguridad de los bañistas. Las tareas del personal incluyen en algún lugar visible las reglas especiales que se han establecido para reducir el riesgo de infecciones por coronavirus.

Salvo excepciones, los vestuarios volverán a cerrarse, ya que las personas con movilidad reducida podrán utilizar las instalaciones adaptadas. El resto de usuarios tendrá que irse a casa en traje de baño ya que la normativa solo prevé duchas al aire libre para quienes tengan acceso al cristal.

Desde el Ayuntamiento, apelan a los usuarios a trabajar juntos en estricto cumplimiento de la normativa. “La pandemia sigue ahí y la cortesía es más importante que nunca”, señalan fuentes del equipo de administración municipal.

Está prohibido pararse en los pasillos, vender sombreros y tomar prestadas toallas.

La normativa Anticovid de las piscinas municipales de Oviedo no solo contiene la falta de acceso a los vestuarios, sino también una serie de curiosas prohibiciones destinadas a prevenir contagios. No se permite a los usuarios en los pasillos obtener las gafas, no se permite la venta de sombreros u otros materiales, no se pueden tomar prestadas ni compartir toallas con otros usuarios. Además de las restricciones, los protocolos incluyen algunas recomendaciones como el uso de gafas de natación. Algunos estudios apuntan a que el virus puede transmitirse a través de los ojos y por eso se recomienda utilizar este tipo de suplementos, que de ninguna manera se venden en las mismas piscinas. Por otro lado, se requerirá que el personal realice controles y tratamientos frecuentes para asegurarse de que el virus se elimine del medio acuático.

Felipe Tordero

Felipe Tordero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *