Así era Oviedo a finales del siglo XIX: la ciudad en las fotos de dos pioneros

Así era Oviedo a finales del siglo XIX: la ciudad en las fotos de dos pioneros

Hubo algo accidental en el descubrimiento de esta hermandad. Crabiffosse y Juaco López, directores del Muséu del Pueblu d’Asturies, estaban trabajando en una exposición sobre la figura de Lacazette, cuya obra fotográfica era muy conocida cuando empezaron a encontrar copias de imágenes de los archivos de Oviedo que se distribuían en Madrid. Atribuido a Gimeno. “Eran positivos en gelatina o albúmina, negativos que le habíamos atribuido a Lacazette en el Museo. A través de la aparición de estas fotos me crucé con un descendiente y pude reconstruir la trayectoria de Gimeno, que gracias a su cargo oficial recorrió Asturias y fue elogiado por todos los universitarios actuales, incluido ‘Clarín’, por su obra ‘Crimen en Asturias ‘, que es el primer estudio de sociología criminal realizado en España, que analiza la delincuencia entre 1883 y 1893 y saca conclusiones sobre la región y los cambios sociales, económicos, religiosos y morales que implica el alcoholismo … ”, dice Crabiffosse.

«»Por lo que sabemos de él, Manuel Gimeno de Las Crónicas del Tiempo fue un gran profesional, muy estricto y un buen orador., escritores como el cronista de la corte ‘Carbayón’, que, por cierto, escribía muy bien, tenía una mente muy brillante. Pero también era un tipo curioso y un muy buen fotógrafo ”, añade el comisario de la exposición.

En el museo se conservan alrededor de 300 paneles de los dos fotógrafos del archivo de Lacazette. La muestra consta de 102 «De las obras que recibimos parece que Lacazette era muy bueno como retratista. Su tratamiento de un niño disfrazado de pelo puntiagudo es obra de la antología de retratos en la España del siglo XIX. Es un retratista excepcional que se contextualizó en el momento en que dio un paso adelante en cuanto a la imaginería de la época. Él y Gimeno eran mucho más modernos, estaban un paso por delante ”, dice Crabiffosse.

Francisco Crabiffosse, comisario de la exposición: «Probablemente por su hermandad, Gimeno dejó los paneles de sus paisajes a Edmundo Lacazette cuando se trasladó a Madrid en 1900 o 1901 para incorporarse al Ministerio de Misericordia y Justicia».


decoración

Edmundo Lacazette utilizó la terraza interior de la ferretería para estos retratos. “Los fotógrafos viajeros pusieron un fondo, una cortina, para sus retratos. Edmundo Lacazette hace lo mismo en el patio de la tienda de mejoras para el hogar, y la verdad es realmente impresionante ver las posibilidades que ha agotado ya que estas habitaciones suelen ser pequeñas y poco luminosas. Pero sabe muy bien ver las posibilidades de un espacio por el que caminan todos sus familiares y amigos para ser representados. Salvo un retrato que le hace a su hija al aire libre, los hace todos en el patio de la ferretería de la calle de la Rúa. »

Otra faceta del trabajo de Lacazette fueron sus fotografías encargadas para los calendarios de instituciones como el Banco de Industria y Comercio de Asturias o el Banco Herrero. “Tiene unas imágenes muy impactantes encargadas por Oviedo, como una procesión de Corpus Christi en la calle Cimadevilla, que tiene un poder tremendo. Y también una foto de la iglesia de San Isidoro que está coloreada y también muy buena en la casa Fournier de Vitoria. Es un color de calidad ”, explica.

Manuel Gimeno, por su parte, destacó en otro género: el paisaje. Quizás por la movilidad que le dio su trabajo, dejó imágenes muy impactantes de diferentes puntos de la región. “El paisaje por excelencia para ambos es la desembocadura del Nalón, un paisaje emblemático para pintores y fotógrafos del siglo XIX. Estamos en un momento en el que no solo hay momentos de correspondencia entre pintura y fotografía, sino que la fotografía incluso impulsa la visión del paisaje pictórico ”, reflexiona Crabiffosse.

El trabajo de estos dos amigos fotógrafos se mezcló y difundió a lo largo del siglo XX. “Probablemente por su hermandad, Gimeno dejó las planchas de sus paisajes a Edmundo Lacazette cuando se trasladó a Madrid en 1900 o 1901 para incorporarse al ministerio”, dice Crabiffosse. Esto explicaría la aparición de las copias en otros archivos. Sin embargo, a esto se suma la dispersión de la colección de Lacazette: «Los herederos prestaron los negativos a Armán, quien los amplió en inteligentes esfuerzos de restauración e incluso realizó exposiciones», dice Crabiffosse. Esto hizo que el trabajo de los dos fotógrafos y la historia de su hermandad permanecieran ocultos hasta esta exposición, que está recobrando sus frutos en todo su esplendor.

Felipe Tordero

Felipe Tordero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *