La política sanitaria de la junta irrumpe en negociaciones presupuestarias con el PSOE

La política sanitaria de la junta irrumpe en negociaciones presupuestarias con el PSOE


Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, Vocal de la Junta Nacional del PSOE / Sur

Juanma Moreno insta a los socialistas andaluces a «ser valientes» y se pregunta si Pedro Sánchez no veta un posible acuerdo

Héctor Barbotta

La polémica provocada por la salida de 8.000 trabajadores sanitarios, a la que la Junta de Andalucía no renovará los contratos celebrados en el momento de máxima virulencia de la pandemia, está en las negociaciones sobre los presupuestos entre la Junta de Andalucía y el grupo parlamentario de el PSOE. La portavoz socialista Ángeles Férriz y el recientemente electo ejecutivo federal socialista Alfonso Rodríguez Gómez de Celis advirtieron ayer que la decisión de la junta de renovar solo 12.000 de los 20.000 contratos en ese momento podría suponer un obstáculo para las negociaciones.

«Los socialistas no podemos apoyar estos presupuestos si el gobierno de la Junta de Andalucía rompe uno de los pilares del estado del bienestar, la salud pública», advirtió Rodríguez Gómez de Celis, uno de los socialistas andaluces más cercanos a Pedro Sánchez. quien acusó a la junta de enviar estos baños a la calle y al mismo tiempo reducir los impuestos para que las grandes herencias no contribuyan al tiempo de la sucesión. El dirigente socialista ha apuntado que no habría apoyo socialista para los hogares «si hay un solo despido en el sistema sanitario público andaluz».

Por su parte, Ángeles Férriz tuvo el mismo efecto en una entrevista en Canal Sur, al afirmar que la decisión de renunciar a los aseos «no facilita el acuerdo» al tiempo que indica que el PSOE-A no emitirá un cheque para la aprobación del presupuesto.

El presidente del consejo, Juanma Moreno, agradece cualquier injerencia de Pedro Sánchez en estas declaraciones. «Me empieza a sonar la música que el señor Sánchez está vetando la posibilidad de un acuerdo presupuestario en Andalucía», dijo Moreno tras negar que la salida de los 8.000 trabajadores sanitarios se debió a despidos decididos por su gobierno.

Según el presidente de la junta, la posición adoptada por el PSOE apunta en la dirección de que hay «una delegación de Sánchez en Andalucía y no un Partido Socialista de Andalucía».

Moreno señaló que todos los contratos se habrían renovado si el Gobierno central no hubiera retirado los recursos excepcionales que le permitieron contratar a estos 20.000 trabajadores sanitarios en el peor momento posible de la pandemia, puerta a la que los socialistas andaluces «llaman y sugieren». “No es el de la Junta de Andalucía, sino el de la Moncloa. Pido coraje a los socialistas andaluces”, ha dicho el mandatario, que ha recordado que se renovarán 12.000 contratos, incluidos los de todos los médicos y el 66 por ciento. de enfermeras.


Felipe Tordero

Felipe Tordero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *