Juanma Moreno pone su agenda de diálogo frente a la estrategia de ruptura que Vox reclama en Andalucía

Juanma Moreno pone su agenda de diálogo frente a la estrategia de ruptura que Vox reclama en Andalucía


Juanma Moreno junto al secretario general del PP-A, Loles López, y el portavoz del Partido Popular, José Antonio Nieto / María José López / Europa Press

El anterior socio parlamentario del gobierno protagonizó su salida con la calificación de la comisión ejecutiva como administrador del legado socialista

Héctor Barbotta

La alianza parlamentaria que supuso la toma de posesión de Juanma Moreno y la aprobación de tres presupuestos sucesivos parece estar llegando a su fin. Vox ha respondido a las numerosas señales del Partido Popular y de la ciudadanía, que continúan considerándolos como el socio preferido del gobierno, con una declaración de ruptura total.

El anterior desacuerdo entre los socios parlamentarios ha dejado el marco de las negociaciones presupuestarias, donde se han expuesto estrategias contradictorias y aparentemente incompatibles. Los partidos que apoyan al gobierno han adoptado una estrategia de negociación que no asume exclusiones previas. Vox asegura que esta apuesta no significa romper con el legado de los gobiernos socialistas, sino darle continuidad. Esto parece marcar el final de la cooperación parlamentaria que el partido de Abascal del PP y Ciudadanos ha logrado hasta ahora.

El portavoz de Vox, Manuel Gavira, eligió ayer la sesión de escrutinio parlamentario para explicar el divorcio con una dura intervención en la que acusó al presidente de la junta de querer que todo siga igual y a su gobierno, un mero gestor del legado socialista. Gavira atacó varios flancos que, según su partido, habían estancado el gobierno de coalición del PP y Ciudadanos: la lucha contra la inmigración irregular, la televisión pública, las unidades instrumentales de la junta y las medidas para restringir las actividades económicas en los peores momentos de la pandemia. . «Su gobierno es parte del problema, no la solución», se quejó el vocero de Vox.

Espadas exige transparencia para acordar presupuestos

El tono quisquilloso de la intervención lo culpó el presidente, quien lamentó que Vox esté mostrando ahora una voluntad de socavar la opción de un gobierno en el que anteriormente se han involucrado a través de su apoyo parlamentario. «Serían más útiles si dejaran atrás las elecciones», dijo Moreno, advirtiéndole del riesgo de confundir las demandas de los miembros del partido con las aspiraciones de la ciudadanía.

Gavira primero le hizo al presidente su pregunta sobre el contenido del presupuesto del gobierno, al que acusó de mantener los «chiringuitos» creados durante el gobierno socialista. “Están decididos a mantener una gestión paralela y hacer suyos los chiringuitos socialistas, y nos llevarán a catalogarlos como chiringuitos populares”, argumentó Gavira.

En su intervención, Moreno destacó la necesidad de mantener la estabilidad institucional e indicó que los presupuestos girarán en torno a los ejes de reactivación económica y mantenimiento de los servicios públicos básicos.

Ante las alegaciones de su anterior aliado parlamentario, que a través de sus encuentros con Ximo Puig, el vicepresidente Calviño y el alcalde de Granada, Francisco Cuenca, enfureció lo que consideró un acercamiento con el PSOE, el presidente confirmó su agenda de diálogo. que también escuchó al presidente de Murcia, Fernando López Miras, y que continuará este viernes con una ronda de reuniones con representantes de los cinco grupos políticos para tratar el proyecto presupuestario.

Moreno destacó las dificultades en la creación de cuentas por el recorte del margen de déficit aprobado por el gobierno, que pasará del 1,1% al 0,6%, y la retirada de los fondos de Covid, que recortará la financiación en más de 2.300 euros, se traducen en millones de euros.

Por ello, pidió al gobierno central que no hiciera este recorte, ya que creía que era el recurso clave para mantener en marcha el refuerzo de la salud o la educación.

Asimismo, ha señalado que a todo ello se suma la pérdida de financiación del actual sistema de financiación autonómica, que no responde a las necesidades reales de las Comunidades Autónomas.


Felipe Tordero

Felipe Tordero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *