Financiación autonómica: Andalucía y Valencia advierten que no habrá estado del bienestar si las autonomías se hunden

Financiación autonómica: Andalucía y Valencia advierten que no habrá estado del bienestar si las autonomías se hunden


El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, y el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ayer tras la reunión / María José López / Europa Press

Juanma Moreno y Ximo Puig unen sus voces y reclaman que el cambio en la financiación autonómica se coloque en la agenda política nacional

Héctor Barbotta

La preservación del estado de bienestar depende de que lleguen más fondos a las comunidades autónomas y de que estos recursos se distribuyan de forma justa. Con este mensaje, los presidentes de la Junta de Andalucía y de la Comunidad Valenciana, Juanma Moreno y Ximo Puig, respectivamente, pidieron ayer que el cambio en el sistema de financiación autonómica que habían reclamado se inscribiera de inmediato en la agenda política nacional. Lo hicieron luego de reunirse en el Palacio de San Telmo durante más de dos horas ese lunes para formar una alianza que pretende acabar con una fórmula que creen desactualizada.

El cambio de sistema, aseguraron, no solo era conveniente para mantener los servicios públicos que apoyaba el estado del bienestar, sino también necesario y posible, a pesar de los complejos acuerdos y negociaciones que se requerían para ello.

Ambos mandatarios, que coincidieron en un comunicado institucional llamando la atención sobre la falta de equidad en la distribución de los fondos públicos, recordaron que representan a comunidades que son la tercera y cuarta economías más grandes de España y también el 30 por ciento de la población de todo el país. «Si un tercio de los españoles tiene un problema, España tiene un problema», subrayó Juanma Moreno en su intervención.

La junta otorgó el máximo grado de solemnidad a la reunión de los dos presidentes con una comparecencia conjunta en el Salón de los Espejos del Palacio de San Telmo, sede de la Junta de Andalucía. El gol no se oscureció. Es, como advirtió Moreno, que se escucha la voz de ambas comunidades y que el tema del escaso financiamiento comunitario ocupa un lugar destacado en la agenda política nacional.

La declaración institucional acordada de 11 puntos pone de relieve no solo la injusta distribución de los fondos públicos entre las distintas comunidades –con subfinanciación de cuatro autonomías en el sur de España (Valencia, Murcia, Andalucía y Castilla la Mancha) – sino también la insuficiencia global de la Sistemas, que se estima en unos 16.400 millones de euros, lo que impide a las administraciones autonómicas hacer eficazmente la prestación de servicios públicos. Puig advirtió, por tanto, que el problema de la financiación autonómica es el problema del estado del bienestar, y Moreno fue en esa dirección recordando los cuatro pilares sobre los que se fundó -salud, educación, servicios sociales y pensiones- convirtiéndose los tres en los primeros aportados por Comunidades Autónomas, por lo que es necesario dotarlas de la financiación necesaria.

Los presidentes aludieron al doble problema que plantea el actual sistema de financiación regional. Por un lado, su insuficiencia en dotar a las autonomías de los medios imprescindibles para la prestación de los servicios públicos de su jurisdicción y, por otro, la injusticia en el reparto de fondos entre las comunidades que incluyen la Comunidad Valenciana y Andalucía.

En este sentido, la declaración conjunta señala que se trata de un sistema «discriminatorio, complejo y poco transparente» que genera diferencias de recursos entre las autonomías de más de 30 puntos porcentuales por habitante y también destaca la brecha existente entre las dos comunidades provinciales. Navarra y País Vasco, que también superan en 30 puntos el gasto medio de los 15 municipios del Régimen Común. «El elevador territorial está atascado», dijo Puig, quien también llamó la atención sobre el impacto directo de esta situación en las oportunidades de desarrollo de las zonas más afectadas. Juanma Moreno también utilizó una figura retórica para señalar esta situación de desigualdad: «No podemos seguir compitiendo con una mano atada».

El documento firmado por ambos presidentes recuerda que los esfuerzos de ambas comunidades por mantener el nivel de sus servicios públicos a la par con otros territorios, dado su déficit financiero, han resultado en un sacrificio en la política de desarrollo regional y en la generación de un déficit estructural.

Por ello, la declaración institucional conjunta se refiere a la necesidad de corregir el sistema actual en dos direcciones, con más recursos para el sistema de financiamiento autónomo en su conjunto y con una distribución más equitativa, que se basa fundamentalmente en el peso poblacional del individuo. municipios.

El comunicado conjunto también señala la imposibilidad de las autonomías con el sistema actual de decidir sobre su capacidad tributaria y gestionar los tributos en los que se involucran, de manera que muestren una posición de los dos gobiernos autónomos sobre la tributación de los municipios a potenciar. .

Ambos presidentes expresaron su confianza en que es posible un cambio de sistema, pero advirtieron que no será fácil. Por ello, abogaron por una solución interina que permitiera compensar inicialmente el déficit de financiamiento de los cuatro municipios más afectados, lo que requeriría la creación de un fondo de 1.700 millones no solo de la aprobación de todas las comunidades, sino también de una política. pacto entre las partes a nivel nacional.

Este fondo de compensación, explicó Juanma Moreno, no debe crearse a expensas de los ingresos de otras comunidades, sino con un aporte del Estado. Lo urgente, dijo el presidente andaluz, es frenar la crisis financiera en Andalucía y la Comunidad Valenciana, aunque esta acción urgente no debe posponer el debate sobre la cuestión de fondo, que insistió en cambiar el sistema de financiación. se elaboró ​​para un tiempo diferente al actual.

Para Ximo Puig, se plantea la cuestión de qué estado de bienestar se busca y para ello se necesitan más recursos. Si se renueva el sistema, se debe lograr justicia poniendo fin al statu quo actual. En su opinión, hay un modelo de referencia porque los fondos de Covid «han demostrado que hay una nueva forma de distribución».


Felipe Tordero

Felipe Tordero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *