Cinco preguntas (y sus respuestas) sobre la futura ley del suelo de Andalucía

Cinco preguntas (y sus respuestas) sobre la futura ley del suelo de Andalucía


Última comisión parlamentaria de desarrollo en aprobar el dictamen. / Sur

La Ley de Promoción y Sostenibilidad del Territorio de Andalucía (LISTA) está a punto de dar el paso definitivo para su aprobación

Héctor Barbotta

Está a punto de aprobarse la Ley de Promoción y Sostenibilidad del Territorio de Andalucía (LISTA). La norma, que es impulsada por la industria promotora inmobiliaria, los propietarios de viviendas irregulares y buena parte de los ayuntamientos de todo tipo, y que la Junta de Andalucía ve un marco regulatorio imprescindible para reactivar la economía y hacer de Andalucía un imán para La inversión inmobiliaria, tiene ya atrás su penúltimo paso parlamentario. Una vez que la Comisión de Fomento ha aprobado el dictamen con el voto del PP, Ciudadanos y Vox y la abstención del PSOE -sólo Unidos Podemos rechazarlo- queda completo el debate final para su aprobación y su entrada en vigor. Se espera que la ley se incluya en la próxima sesión plenaria del Parlamento del 24 al 25 de noviembre, que también discutirá el presupuesto del Consejo para 2022.

De esta manera, se completó un proceso plagado de obstáculos que tuvo su momento más difícil el 26 de mayo, cuando la abstención de Vox y el voto al PSOE hicieron una enmienda al conjunto de Unidos Podemos contra la prosperidad del proyecto. En ese momento, Vox había comenzado a denunciar presuntas violaciones por parte del gobierno de acuerdos anteriores, y su grupo veía la posibilidad de un despido inicial al inicio del trámite de LISTA. Por su parte, los socialistas encontraron la oportunidad de infligir su primera gran derrota parlamentaria al PP y Ciudadanos. Tras este revés, el Consejo de Gobierno insistió con el mismo texto en que cuando regresara al Parlamento podría iniciar su tramitación cambiando de posición tanto en el PSOE, donde ya se había producido la sustitución de Juan Espadas por Susana Díaz, como en Vox.

Luego se inició una larga fase de negociación, en la que participaron todas las fuerzas y que desembocó en maratones de reuniones (presenciales, virtuales y telefónicas), varios centenares de enmiendas (más de 700) y un dictamen final, que allanó el camino para un debate en cuyo consentimiento se espera para que dicha Ley pueda entrar en vigor antes de fin de año.

2

¿Qué propones para agilizar la tramitación del PGOU y evitar su cancelación?

El contenido de las herramientas de planificación general se simplifica mediante un proceso más sencillo que, según los impulsores de la norma, permite reducir a la mitad el tiempo necesario para procesarlas. Los informes y aprobaciones sectoriales tendrán un contenido más reducido y menos complejo y no se incluirán en la valoración de las medidas que finalmente nunca se llevarán a cabo. Los sistemas generales y las infraestructuras necesarias se asignan a las áreas realmente desarrolladas. Se está revisando el régimen de silencio administrativo para que las demoras o la inacción de la administración no paralicen su tramitación. Es de esperar que estas medidas, la división del PGOU en dos independientes y la simplificación de su contenido, ayuden a no cuestionar toda la planificación. Sin embargo, el principio de preservación de los planes de desarrollo que no se ven afectados por camiones y la preservación de posibles acciones y trámites están cada vez más incluidos en la ley. También se están introduciendo nuevos mecanismos de cooperación entre las asociaciones profesionales y los organismos de certificación en las zonas urbanas, lo que también debería reducir los tiempos de respuesta.

3

¿Cuáles son las discrepancias restantes?

La LISTA aborda dos problemas. Uno de ellos es la agilización y simplificación de los trámites urbanísticos, especialmente a la hora de trabajar en mapas de la ciudad para acabar con los trámites que han paralizado el desarrollo de muchas ciudades andaluzas. Hay cientos de comunidades esperando que se aprueben sus planes, lo que significa que se bloqueará la inversión. Además, numerosos concejales han tenido que ver revocado su urbanismo en los tribunales en los últimos años. El último fue Torremolinos la semana pasada. De manera similar, la tramitación de los planes maestros está actualmente demorada alrededor de una década y se espera que los cambios propuestos en el reglamento acorten este período de manera significativa. En este apartado, a excepción de Unidos Podemos (UP), los desacuerdos fueron mínimos y fueron resueltos por la mayoría de los grupos políticos durante las negociaciones en la comisión parlamentaria. UP cree que el nuevo estándar no proporciona soluciones reales para simplificar los procedimientos al no asignar más recursos o al especificar las consecuencias del incumplimiento de los plazos.

El segundo punto donde la nueva ley propone cambios al anteproyecto se refiere a la nueva calificación del país. Aquí persisten las discrepancias entre Unidos Podemos y el PSOE. Dado el modelo actual, que se basa en tres clases de suelo: urbano, edificable y no urbanizado, la ley especifica uno en el que solo hay dos calificaciones posibles, urbano y rural. En el caso del suelo urbano, se suprimirán las categorías de suelo urbano consolidado y no consolidado, por lo que la regulación de derechos y obligaciones se fundamenta en la necesidad de actuación de la ciudad consolidada con los límites definidos de acuerdo con la legislación básica de el estado. a través de la jurisprudencia. En las zonas rurales, la prohibición absoluta de construcción solo se aplica a las tierras que se consideran protegidas. El texto también reconoce que, además de los usos agrícolas, también puede incluir otros usos que estén asociados a la explotación de los recursos naturales o contribuyan al desarrollo del medio rural. Se simplifican los procedimientos de aprobación para este tipo de suelo.

Cuarto

¿Qué dice sobre la vida irregular?

Según la junta, hay 300.000 apartamentos irregulares en Andalucía. Para dar solución a la dispersión de estas parcelas en suelo rural, se permiten viviendas de uso ordinario, usos excepcionales y viviendas aisladas y desconectadas. El Ministerio de Fomento declara que la nueva ley adopta la realidad existente. El criterio es que las normas anteriormente aplicables, que solo permiten viviendas unifamiliares aisladas en relación con actividades agrícolas, no pudieron evitar la falta de construcción en las zonas rurales. Según esta hipótesis, en la que se basa el cambio propuesto a la LISTA, el resultado de la regulación en la LOUA actual fue insatisfactorio y ha mostrado la enorme distancia entre la regulación legal y la realidad. La nueva ley aborda el problema de la construcción irregular de viviendas desde tres ejes: fortalecimiento de la disciplina territorial y urbanística, integración ecológica y territorial de las edificaciones irregulares obligatorias y regulación del suelo rural.

5

¿Está garantizada la admisión?

Aunque se ha emitido la sentencia, la aceptación de la norma aún no está garantizada. Vox, que votó a favor del dictamen, ha mantenido viva una decena de enmiendas que fueron rechazadas en comisión y que se están debatiendo en el pleno. La mayoría de ellos se relacionan con la situación de vivienda irregular, que consideran que permanece en un limbo legal y por lo que están pidiendo acciones que les permitan avanzar con mayor claridad en la regularización, incluida la concesión de permisos para realizar obras de consolidación en caso de ser necesario. necesario. En esta formación esperan llegar a un acuerdo para que la norma avance.

En el PSOE, el debate LIST se ha desarrollado desde tres ángulos: agilización de trámites, sostenibilidad y defensa de la autoridad local. En la primera sección, a diferencia de United We Can, no se mantienen discrepancias. Los socialdemócratas afirman que las medidas de agilización y simplificación ya están previstas en la Ley de Tierras, que se impulsa desde el último gobierno del PSOE, y que no podrá completar su tramitación en elecciones anticipadas. En las otras dos secciones los socialistas mantienen discrepancias. Las mayores diferencias se encuentran en la posibilidad de edificar en suelo rústico, que según los socialistas solo es posible si está ligado a la actividad económica. En total, el PSOE presentó 50 enmiendas y adoptó o implementó 26. Las enmiendas que el PSOE mantuvo vivas para el debate final se refieren principalmente a esta cuestión.

Conocidos desde Unidos Podemos adelantar el voto disidente y que los 11 diputados no adscritos asociados a Adelante Andalucía se pronunciarán en la misma línea. . Cuando los primeros sumen sus votos al PP y los ciudadanos, como hicieron en la comisión, entrará en vigor la ley. De no hacerlo, los socialistas tendrían que repetir la abstención con la que ya hablaron en comisión.


Felipe Tordero

Felipe Tordero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *