C10L9083


Desde su oficina de Zas, esta ingeniera gestiona una parte importante de las actividades de tala en Galicia. Ana Orns (Zas, 1972) es la gerente de Fearmaga (Federación de Aserraderos y Rematantes de Madera de Galicia), una mujer que se mueve en un sector altamente masculinizado y sin complejos.

-Siempre se dice que Galicia es una potencia de la madera, pero que no somos capaces de aportarle valor.

-En efecto, somos una fuerza en la fabricación de madera y en la primera transformación que son aserraderos, subastadores y pulpa de papel. Nuestro gran desafío es impulsar la finalización de los ciclos de producción en la segunda transformación. La primera transformación tiene lugar cerca de las materias primas y la segunda cerca de los mercados de consumo. Vivimos en un extremo de la península. La transformación se está produciendo en el Levante, donde se encuentran los principales puertos y las principales vías de comunicación. Tenemos que revertir eso.

-Pero nuestra posición geográfica no cambiará.

– Por eso tenemos que reinventarnos y sacar al mercado productos diferenciados. Si hacemos lo mismo que nuestros competidores, no seremos atractivos.

-El apellido gallego es símbolo de calidad en muchos sentidos. ¿También en madera?

-Estamos trabajando en esta línea de diferenciación. Desde la Fundación Arume, queremos apreciar las fauces de Galicia. Muchos propietarios de pinos los cortan para plantar eucaliptos, ya que pronto ya no será posible cultivar eucaliptos donde aún no se han plantado. De ahí esta base que pretende revertir esta situación. Y está desarrollando un sello de calidad para el pino gallego. Estamos en.

-¿Realmente vale tanto eucalipto?

-La decisión de uno puede tener mucho éxito. Si se trata de una decisión general, puede provocar una falla importante. En algún momento, puede ver que el exceso de oferta provocará una caída de los precios. Y la rentabilidad será baja.

– ¿Se acercan malos tiempos para el eucalipto?

-Para todas las especies para las que existe un exceso de oferta. Si no se establecen nuevas industrias que utilizan esta madera …

Pues arrancar eucaliptos para cubrir grandes gastos es un clásico gallego.

-Soy un ejemplo. La montaña siempre ha sido la orilla de los gallegos. Gracias a la venta de madera pude estudiar y mis padres se casaron porque mis abuelos vendían madera. Siempre es algo que vende madera. No tanto eucalipto moderno. Los datos de registro dicen que esto seguirá siendo el mismo. Con la crisis se vende menor cantidad de madera: se vende la misma cantidad, pero los propietarios son más. Mucha gente se recupera de hechos, mira las montañas y vende.

-Pero la montaña todavía está muy mal gestionada.

-Y tiene una solución difícil si no cultivamos la zona. Ni siquiera sé dónde están exactamente algunas de las propiedades de mi familia. ¿Cuántos gallegos somos propietarios de bosques? Yo diría que todos, aunque muchos no lo sepan, porque no se trata de minifundismo, sino de microminifundismo. Y también. La cultura forestal se ha perdido. Todo eso afecta.

-¿Cómo te ha influido el Covid?

– Afortunadamente, fuimos los menos afectados. Somos un sector imprescindible y si bien las señales no fueron buenas terminamos con una caída de las ventas del 17%.

– Cada vez que ve un fuego, le llegan lágrimas.

-Oh bien. Por diferentes cosas. Por la inconsciencia de las personas, la sociedad y porque no somos conscientes de lo que estamos perdiendo. Un incendio es una factura única y una hipoteca a medio o largo plazo.

-Al buscar la causa raíz de los incendios, a veces se le indicará.

-Todo el mundo aquí es experto en todo sin tener nada que lo sustente. Las opiniones infundadas a menudo tienen prioridad sobre la verdad.

– ¿Puedes vivir bien en el campo, en un pueblo?

-Vivo en un pueblo con 20 casas. Sin embargo, es cierto que existen algunos inconvenientes importantes, como lo que tiene que ver con las nuevas tecnologías. Se toman pasos notables para poder vivir y satisfacer las necesidades básicas. Sin embargo, debemos seguir trabajando para mejorar el medio ambiente y la comunicación. También es necesario reinventar la vida en las zonas rurales.

– ¿Alguna vez te has subido a un árbol?

-Y me caí mucho, pero sin heridas importantes. Y sigo dándoselo a mis hijos.

-Sería algo bueno cuando era niño.

-Siempre dije que no quería que mis hijos salieran como yo, ja ja, yo era un imbécil inquieto y protestaba porque no me gustaba ser limitado.

-Celta o Dpor?

-Fútbol, ​​no lo sé.

-¿Cómo te definirías en pocas palabras?

-Soy una buena persona. Me considero fiel a los valores y muy exigente, perfeccionista.

– ¿Tienes un lugar favorito?

-Zas.

-Si fueras presidente del Gobierno, ¿cuál sería tu primera acción?

– Ya que estamos en el reino de la fantasía, diré algo ambicioso: prohibiré las mentiras.

– dame una canción.

– –para sobrevivirpor Gloria Gaynor.

-¿Lo más importante en la vida?

-Sentirse amado.

Conozca toda nuestra gama de boletines

Hemos creado para ti una selección de contenido para que puedas recibirlo cómodamente en tu correo electrónico. Descubra nuestro nuevo servicio.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *