159969715 kOjE


La historia de Yukonda Esparragoza Jiménez, propietaria de Lavandería Romeral, es una de esas que, en tiempos de pandemia, estancamiento económico, ERTE, paro y pérdidas empresariales, sugiere que hay un futuro más allá del Covid y que también existen los milagros.

De la noche a la mañana y a causa del virus, Lavandería Romeral, como tantas otras empresas de esta región y de este país, asumió fuertes ventas de cero euros. En su caso especial, regalar dos millones de euros al año por nada. Y todo después de que la empresa (nombrada mejor lavandería de España en 2018 y 2020) hiciera una fuerte inversión para modernizar y reconstruir esta pequeña empresa de 33 empleados, especializada en el tratamiento de ropa de hoteles y apartamentos turísticos, en una Lavandería 4.0.

Y es que Lavandería Romeral no es una lencería, y eso llamó la atención de la presidenta del Banco Santander, Ana Botín, que hace unos meses no dudó en viajar a Gran Canaria para conocer a esta empresa y dar su apoyo económico. para evitar que se cierre después de verificar que es factible.

Esta lencería se trasladó del Castillo del Romeral al Polígono de Arinaga en 2018 para afrontar un ambicioso proyecto de modernización ligado a la sostenibilidad, el respeto al medio ambiente, la digitalización y la conciliación familiar.

Además de la instalación de un sistema fotovoltaico que abastece íntegramente la lavandería en los días soleados, cuenta con un centro de formación con el que se va a profesionalizar y reconocer el sector, una zona de descanso para empleados (equipada con sofás, televisión e internet) y Ludoteca (para los hijos de los trabajadores), Lavandería Romeral instaló en 2018 un sistema de microchip (RFDI) con la tecnología más avanzada que permite la trazabilidad de toda la ropa que lavan de forma rápida y con mínimo contacto. Algo muy beneficioso en estos tiempos de Covid.

Incrustado en un plan de eliminación de residuos textiles en Canarias, con el proyecto de reciclaje y reutilización de tejidos de hotel, y el uso de agua desalada para lavar la ropa en las instalaciones, llegó el Covid y todo se arruinó.

Sin ingresos y con una gran deuda, no tuvo más remedio que acudir al banco para solicitar la refinanciación del préstamo. Sin embargo, los tiempos de respuesta se ralentizaron a medida que la empresa avanzaba hacia una inevitable suspensión de pagos.

Entonces Yukonda tuvo una gran idea: contactar a Ana Patricia Botín, Presidenta del Banco Santander, para contarle su situación y pedirle ayuda.

La sorpresa de Yukonda se capitalizó cuando Botín respondió y expresó interés en ella y su compañía. “Le dije que era una pena que una empresa como la nuestra que es líquida y viable haya sido arruinada por el COVID”, dijo ayer Yukonda. Tras una reunión telemática y la presentación de un estudio de viabilidad realizado por un técnico de la Asociación Empresarial Canaria, Botín viajó hace unos meses a Gran Canaria con su consejero delegado Rami Aboukhair para conocer de primera mano a los empleados de la lavandería y el trabajo que realizan.

Botín quedó muy sorprendido por las iniciativas de una empresa tan pequeña (solo hay 33 empleados) y su capacidad de transformación y no dudó en apoyarla. Días después de la visita, Banco Santander Yukonda confirmó la refinanciación del préstamo por ser una empresa “un ejemplo de éxito” y representativa del camino que deben tomar las empresas españolas.

“Gracias a este apoyo, podemos abordar las tensiones en Hacienda que tenemos debido al Covid. Lo que nos pasó es como un milagro. Respiramos de nuevo, miramos hacia adelante. Sin esta refinanciación, nos hubiéramos ido a la quiebra. Ahora podemos aguantar ”, dice Yukonda, quien llegó a Canarias desde Venezuela hace 28 años para estudiar turismo en la ULPG y no ha dejado de trabajar y luchar desde entonces. Aún hoy se encuentra estudiando y formándose para adaptarse a los cambios del entorno digital, crecer y “seguir trabajando para sus empleados.

Botín: “Como sociedad y como país, vale la pena salvar esta empresa”

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, habló sobre el Davos de nuestro país en el foro económico español “Despierta, España” la semana pasada. Su intervención se basó en explicar el caso de Lavandería Romeral como ejemplo de empresa solvente y amenazada por covid. “Les traigo una buena historia que tiene todos los ingredientes: trabajo, superación, igualdad de género, inmigración exitosa, tecnología, internacionalización, reconciliación familiar, solidaridad y respeto por el medio ambiente. No falta nada. Bueno, lo único que falta es terminar bien ”, dijo Botín.

Como ha apuntado, esta empresa “exitosa y socialmente responsable” es el ejemplo de miles de pymes que, a pesar de ser solventes e innovadoras, han sido penalizadas e influenciadas por COVID.

«La directora de Lavandería Romeral y sus empleados no necesitan voces para despertar. Necesitas respuestas. La empresa es competitiva, innovadora y viable, y cuando los turistas regresen, volverán a estar en actividad. El negocio está volviendo. El problema es saber si aguantarán hasta entonces “, agregó Botín, quien pidió” capital y ayuda “para tener efectivo y seguir hasta la recuperación.” Sin ayuda les será muy difícil encontrar frutas y Llegar al final de esta historia ”, dijo Botín, quien aseguró que había miles de pymes y“ yukondas ”en España que necesitaban apoyo en su apoyo eran empresas viables y simpatizantes del trabajo. empresas, pero no hay tiempo ”, concluyó.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *