tintoreria moderna 422 3161000 20210420215410


La alerta llama a sus clientes para que recojan cuanto antes la ropa que dejaron para lavar en la tintorería y ayer confirmó la finalización de una historia comercial compostelana. La Tintorería Moderna de la Rúa Neira de Mosquera, que tuvo una oficina en Fonte de Santo Antonio durante años, se marchará en mayo después de más de 60 años. Como confirmó la propietaria Carmen Vilas: “Tenemos que cerrar con todo el dolor de nuestro corazón por razones de salud. Lamentamos profundamente toda nuestra historia y nuestros clientes”. Actualmente el lugar es administrado por su hijo Pablo Otero.

La historia de este lugar se remonta a 1949, cuando, en la parte trasera del Hórreo, comenzó la actividad de una empresa dedicada a la limpieza de ropa. Fue ocho años después cuando esta instalación, incluido un almacén, se convirtió en una tintorería moderna y lucía el ahora icónico logotipo azul y rojo que muchos vecinos ahora están identificando rápidamente. Como puedes leer en la web de la tienda, “Llevamos prestando nuestros servicios de tintorería y lavandería en Santiago de Compostela desde 1957 y somos especialistas en tintorería. Nuestros años de experiencia son nuestra mejor carta de presentación, y la completa satisfacción de todos y cada uno de nuestros clientes es nuestro principal objetivo. “Algunos clientes que aún son fieles ayer se dieron cuenta del dolor que les causaba tener que recoger su ropa sabiendo que no podrían regresar al lugar.

La historia de la tintorería no es solo un reflejo del sustento de la familia, sino que también contiene parte de las costumbres de los compostelanos. Como se desprende de un texto firmado por Lope de Bonaval en 2010 y publicado en estas páginas en 2010, el autor recordó que en la posguerra “los niños compostelanos pobres (que formaban la mayoría) de la posguerra llevaban dos trajes (más bien blusa y pantalón corto), los domingos y el diario. En algunos casos, particularmente en el caso de la muerte de un familiar cercano, ambos trajes, el de los domingos y el de uso diario, fueron llevados a la tintorería (España, religiosa o moderna) para teñirlos de negro y mantener el tono. color obligatorio de luto severo ”. Una de las limpiezas mencionadas, España, ocupó un edificio imperial de la actual Xeneral Pardiñas, que estaba guiado por un enorme logo en la fachada principal y con el texto Talleres de Gran Tintorería España escrito en la pared lateral. Su presencia forma parte de la historia de Compostela, al igual que Carmen-Carmela-Vilas detrás del mostrador Moderna. En 2016, el lugar fue reconocido como un comercio emblemático de Compostela, lo que su propietario agradeció en declaraciones a este diario. En ese momento recordó los años de esfuerzo a sus espaldas.

Casi en los años 60, cuando comenzó la actividad del lugar que ahora se despide, todo lo que rodeaba sus murallas era rural. Había cuatro casas y un par de edificios, y se teñía ropa en la calle contigua a Neira de Mosquera. A partir de ese momento, cuando le concedieron el premio de comercio local, la propietaria recordó cómo “se utilizó mucha más pintura”. No hago lo mismo que antes. De hecho, solo trabajamos en negro y azul. Antes de colorear una tarjeta de colores ”, confirmó. Algo que se atribuye a los cambios en las telas y hace que te olvides de las naturales, lo que también traía ciertas ventajas, como el hecho de que la ropa no encoge tanto.

La marca Tintorería Moderna tiene sus orígenes más allá del 57 ya que está asociada al clan familiar del marido de Carmen. El abuelo paterno ya estaba asociado a este sector con una lavandería en Cuba. Y a lo largo de los años la familia abrió tiendas en ciudades gallegas como Vigo y en el extranjero en Oviedo. Incluso el logo rojo de la tienda tiene lazos de parentesco, como lo dibujó el cuñado de Carmen.

Cuando cierre sus puertas el próximo mes de mayo, se sumará a la lista de empresas históricas de Compostela que, por diversos motivos, han arrastrado a los ciegos. Uno de los últimos fue el Hotel Derby, cuyo propietario aprovechó la crisis pandémica para retirarse. Otros, como la centenaria librería Toural o la colonia Villaverde, ya se habían despedido de la acera compostelana.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *